ETIQUETAS: Enfermedad | Artritis | medicinas | biológicos
El País | 10/12/17 12:30

Los pacientes con artritis reumatoide sufren consecuencias físicas, psicológicas, su productividad se ve afectada por su incapacidad laboral.

Yanelis Domínguez

yanelis.dominguez@epasa.com

@diaadiapa

Hoy 12 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Artritis, cuyo principal fin es generar una mejor comprensión sobre esta enfermedad del sistema inmunológico que se caracteriza por presentar dolor, deformidad, inflamación y limitación funcional de las articulaciones, especialmente en las pequeñas articulaciones de las manos y con menor frecuencia en los miembros inferiores. De acuerdo con estimaciones internacionales, se calcula que en Centroamérica y Caribe existen entre 300 mil y 600 mil personas, respectivamente, que padecen la enfermedad.
La artritis reumatoide es una de las causas más comunes de discapacidad. Después de 12 años de evolución, el 80% de las personas que la padecen tiene discapacidad parcial y el 16% discapacidad total.
 
Causas
 
La artritis reumatoide es una enfermedad generalizada, crónica, autoinmune de origen desconocido. De acuerdo con la Revista Reumatología Clínica de la Liga Internacional de Asociaciones de Reumatología; Se estima que del 0.5% al 1% de la población mundial tiene la enfermedad publicado: “Carga de la enfermedad, artritis reumatoide en América Latina: una perspectiva regional”, se
menciona que además de los factores de riesgo, genéticos y ambientales, recientemente se han identificado otros aspectos influyentes en la aparición de la enfermedad, tales como: exposición al tabaco, alcohol.
 
infecciones y obesidad
 
El sistema inmunológico es la defensa del cuerpo contra bacterias, virus y otras células o sustancias extrañas. En la artritis reumatoide, el sistema inmunológico ataca a las propias articulaciones y también puede afectar a otros órganos del cuerpo. En esta enfermedad, las células del sistema inmunológico invaden los tejidos de las articulaciones y provocan inflamación. Estas células en el tejido y en el líquido de la articulación producen muchas sustancias, entre las que se incluyen enzimas, anticuerpos y citocinas, que atacan la articulación, destruyen su arquitectura, dando lugar a la deformidad y limitación del movimiento.
 
Los pacientes con artritis reumatoide ya diagnosticada, no sólo sufren consecuencias físicas, podrían también verse afectados psicológicamente (depresión, desequilibrio emocional, entre otros), reducción en sus ingresos personales y familiares por su incapacidad laboral como en cualquier otra enfermedad. Este proceso crónico conduce a la destrucción progresiva de las articulaciones comprometidas, generando incapacidad funcional, y con el transcurso del tiempo, si no se trata adecuadamente, se puede producir una limitación permanente con el deterioro por consiguiente de la calidad de vida. 
 
Impacto social y económico
 
Diversos aspectos se deben considerar en la atención de pacientes con artritis reumatoide, los mismos se pueden clasificar como costos directos e indirectos. Dentro de los costos directos, se encuentran: tratamientos, hospitalización, citas médicas, intervenciones terapéuticas, equipos médicos, fisioterapia, personal médico, entre otros. 
Los costos indirectos son difíciles de estimar, ya que resultan de la reducción de la capacidad de generar ingresos o de la disminución en la expectativa de vida. Según el estudio “Evaluación y Seguimiento de Pacientes con Artritis Reumatoide” se estima que la incapacidad para laborar aparece de 5 a 10 años después del inicio de
la enfermedad y oscila entre el 43% y 50% en diferentes países.
 
Viviendo con artritis reumatoide.
 
De acuerdo con el artículo “Carga de la Enfermedad, Artritis Reumatoide en América Latina: Una Perspectiva Regional”, se deben tener presentes cinco aspectos fundamentales para el manejo adecuado de la enfermedad:
Acceso Tratamientos. Los medicamentos antirreumáticos y antiinflamatorios son terapias convencionales para la artritis reumatoide, ayudando al paciente a reducir algunos síntomas. En los últimos años, los avances de la ciencia han dado paso a los medicamentos biológicos los cuales han significado un avance significativo en el tratamiento de la enfermedad, logrando detener el avance de la misma y alcanzando en muchos casos, la remisión e inactividad de la enfermedad. Los medicamentos biológicos están indicados para aquellos pacientes en los que la terapia convencional no produce una respuesta adecuada.
 
Tratamiento 
 
El Dr. José Antonio Herrera, Gerente Médico de Inmunología de Janssen para Centroamérica y Caribe, indica que “los medicamentos biológicos han demostrado los mejores resultados en el tratamiento de la AR, si se analiza la eficacia y seguridad de los mismos. Dentro de los medicamentos biológicos, el anti TNF sub cutáneo de más alta tecnología está Golimumab. Representa una terapia biológica de vanguardia, cuya administración es mensual, a diferencia de otros tratamientos que son de uso más frecuente.