ETIQUETAS: Chile | iglesia católica | religión | Vaticano | Papa Francisco | Hervi Lara | Michelle Bachelet | Sebastián Piñera.
Mundo | 01/03/18 14:45

Papa Francisco.
Francisco visitará tres ciudades de Chile entre el 15 y el 18 de enero, cuando seguirá hacia Perú. Foto/EFE

Santiago de Chile,Chile/AP

diaadiapa@epasa.com

@DiaaDiaPa

Un grupo de chilenos criticó el miércoles a la jerarquía eclesiástica local y al Papa Francisco por no considerar a las bases católicas del país en el programa de su próxima visita a la nación sudamericana.
 
En rueda de prensa, Hervi Lara, coordinador de una entidad internacional solidaria con cristianos de América Latina –conocida como Comité Oscar Romero– y Juan Carlos Claret, vocero del movimiento de laicos de Osorno –930 kilómetros al sur de Santiago– instaron a la Iglesia católica chilena a superar el distanciamiento de las bases cristianas y dejar sus negocios millonarios, entre otras cosas.
“Estamos por una iglesia liberadora, no por una iglesia opresora”, afirmó Lara.
 
Francisco visitará tres ciudades de Chile entre el 15 y el 18 de enero, cuando seguirá hacia Perú.
 
Claret explicó que su movimiento y algunas víctimas de curas pedófilos pidieron a la Iglesia local que les permitiera reunirse con el Papa, aunque la respuesta fue negativa. Lara agregó que no hubo participación de las bases católicas en la elaboración de la agenda de Francisco.
 
“Nos preguntamos a qué viene entonces el Papa a Chile”, dijeron en distintos momentos Claret y Lara.
 
En diversos estudios, incluida la encuesta Latinobarómetro, que se realiza simultáneamente en varios países de la región, menos del 40% de los chilenos confía en la Iglesia, y Lara afirmó que la desconfianza se agudizó luego que desde el 2000 la opinión pública conoció en detalle los abusos del cura Fernando Karadima a jóvenes, de quienes abusó sexualmente por más de una década.
 
Seis jóvenes lo denunciaron inicialmente, pero no fueron escuchados por los jerarcas de la Iglesia, según la investigación judicial, e incluso un Cardenal de la época dijo que no les creyó. Tres perseveraron hasta que luego de una entrevista en un estelar de televisión se hizo tal escándalo que el asunto llegó a Roma y Karadima fue rápidamente sancionado por abusos que se prolongaron por un par de décadas.
 
Tras ser absuelto en un juicio criminal porque los delitos habían prescrito, la jueza del caso dijo que había pruebas de que los crímenes existieron.