Tierra Adentro | 04/21/17 00:00

Eric Ariel Montenegro

diaadia@epasa.com

@diaadiapa

Los floricultores del distrito de Chame, en la provincia de Panamá Oeste, se alistan para celebrar este mes, en el corregimiento de Chicá, una nueva versión de la Feria de las Flores.

Se trata de la versión número 17 de esta feria, la cual busca resaltar la principal actividad comercial del corregimiento y que surgió por iniciativa de los propios floricultores.

Una de las razones del surgimiento de esta feria era el poder comercializar la venta de flores en la comunidad para evitar así las complicaciones de trasladar las plantas hacia los mercados urbanos.

Cerca de una treintena de floricultores de esta región, ubicada a cinco kilómetros de la carretera Interamericana, aprovechan el evento para exponer una variedad de plantas ornamentales y flores extraídas de sus viveros.

Tradicionalmente, la feria se realiza a finales del mes de abril, cuando se inicia la temporada de lluvias en el país.

Los asistentes a este evento, además de adquirir plantas, tienen la oportunidad de realizar caminatas por los senderos del Parque Nacional Altos de Campana, el cual se ubica en la ruta hacia Chicá.

Para quienes prefieren pernoctar en el área y continuar disfrutando de la naturaleza del poblado de Chicá, situado a 600 metros sobre el nivel del mar, existen no menos de cinco hospedajes con diversas tarifas.

Durante el evento, a celebrarse la última semana del mes de abril, se realiza una competencia de expositores, en la cual personal técnico del Ministerio de Desarrollo Agropecuario Mida premia a los tres mejores expositores.

La venta de flores es también combinada con el comercio de artesanías, comidas y eventos artísticos.

Según cálculos del comité organizador, unas 5,000 personas acuden cada año a este rincón de Chame, atraídos por el colorido de las plantas y la belleza natural.


extranjeros y nacionales tienen la oportunidad de visitar chorros.
  • Son 10 chorros que existen en Chicá, para lo cual se cuenta con guías.

Los turistas que llegan a la feria además de invertir en la compra de flores, también adquieren productos agrícolas.

En su visita con amigos o familia Podrá visitar sitios turísticos, consumir alimentos, lo que beneficia a los pobladores.