Tierra Adentro | 10/08/17 12:45

Las inundaciones causaron una crisis que requirió la participación de varias entidades.

José Adames

diaadiapa@epasa.com

@diaadiapa

 
La reciente crecida de los ríos Cobre, Tríbique y San Pablo, en el distrito de Soná, en  Veraguas, sigue  afectando a los residentes que desde el  jueves no  cuentan con un suministro regular de agua.
 
Según el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) en esta región,  el nivel del río San Pablo sobrepasó los límites máximos registrados hasta la fecha, a tal punto de que la toma de agua cruda de este distrito fue inundada en su totalidad. 
 
La situación mantiene fuera de operaciones  la  planta potabilizadora y falta el suministro en el 60 por ciento de los sectores.
 
Los motores presentaban mucha humedad y fueron retirados para someterlos a un horno de secado por 24 horas y posteriormente le realizaron pruebas para constatar que no sufrieron daños.
 
Leisy Escobar, directora regional del Idaan, en Veraguas, manifestó que la crecida del río San Pablo inundó completamente las instalaciones de la estación de bombeo de agua cruda, algo que nunca antes había ocurrido porque el río  había alcanzado ese nivel.