Titin | 10/26/17 06:30

Foto ilustrativa

Redacción web

diaadiapa@epasa.com

@diaadiapa

Los ejecutivos de los canales de televisión lo saben. La fe mueve millones.  La fe siempre es, para efectos de televisión, una efectiva manera de generar puntos de ratings y fidelidad de las audiencias con una pantalla.
 
  Prueba de ello son los canales religiosos que en su mayoría son sostenidos por donaciones de los practicantes. Si no me cree, sintonice Hosanna Visión, en el que le piden a su audiencia donar “minutos de fe” por amor a Dios y así sostener la pantalla.  Otra prueba de ello es el éxito de las telenovelas bíblicas que transmiten las pantallas comerciales y que desde hace un año hemos estado viendo en horario prime y que a estas pantallas les ha generado mucha fidelidad, pero también buena pauta.
 
Igual pasa con las festividades religiosas, específicamente con las de algunos santos que tienen muchos devotos como Don Bosco, san Judas Tadeo, la Virgen del Carmen, el Cristo de Atalaya o el Nazareno, por mencionar a algunos, que logran por la cantidad de gente que mueven que las televisoras también se muevan y transmitan en directo desde las diferentes iglesias sus fiestas.  
 
Y es que hay transmisiones y ¡hay transmisiones! Una de esas es la de Sertv que desde hace casi 10 años nos ofrece una muy competitiva en directo de las fiestas del Cristo Negro de Portobelo, abismalmente diferente a la de los canales comerciales, pero también superior.
 
Personalmente aplaudo esta transmisión porque es superior, en todos los sentidos, a las de TVN Noticias y Telemetro Reporta, en las que más importante es demostrar los “sacrificios” en nombre de la devoción que centrar la transmisión en la fiesta del Cristo y todo lo que ello implica, para efectos de fe, en el devoto y también como parte de la cultura religiosa del país. Parece que a ciertos productores y periodistas la cabeza no les da para más, pudiendo hacerse tanto y no solo poner una cámara y decir que se está ahí.  
 
Uno esperaría, entonces, que FETV fuera la señal que conecte con las audiencias católicas y devotas de santos, pero no. Específicamente, la transmisión de la fiesta del Cristo Negro desde Portobelo se la gana, y desde hace años, la gente de noticias y producción de Sertv por el esfuerzo de una señal ininterrumpida desde antes de iniciada la misa, la misa completa y parte de la salida tan esperada del Cristo conociendo que son los momentos estelares de esta transmisión. No es que tengan una gran producción que uno babee por perfecta, no. Lo que tienen es que transmiten los momentos cumbres de la fiesta. Completos, no por minutos. Ahí la diferencia.
 
 Si bien es cierto puede –y debe- mejorar, y mucho, el trabajo de los colegas responsables a cuadro de esta transmisión Oscar Morais, Anayansi Cedeño y Yolanda Torres, porque se quedaron cortos en información, en datos, en historia, en improvisación y manejo de la emoción en un tema de fe,  también es cierto que la parte técnica y visual estuvo bien lograda con una dirección de cámaras correcta, digna y adecuada para una actividad como esta. Felicito a los involucrados.
 
…Y escribiendo sobre fe, para algunos el jugador Román Torres es el santo al que muchos le oraron por nuestro pase al mundial.  Eso lo olió muy bien la gente de TVN Deportes y más rápido que ligero, se montaron en un avión, armaron su “especial” y lo promocionaron hasta saturarnos.
 
 ¿Qué pasó con este especial? Que no era un especial. Que era una entrevista mezclada con situaciones de color sobre un personaje panameño hoy aplaudido por las mayorías. Igual que otras que han presentado. Una entrevista  muy merecida, por cierto, al Sr. Román Torres, en la que el periodista pasaba tiempo con el deportista y nos lo presentaba en otras facetas: padre, hijo, amigo.
 
Yo, evidentemente, aplaudo la astucia-olfato de TVN en hacerlo casi de inmediato y también aplaudo el trabajo del colega Ricardo Icaza, que supo manejar correctamente la entrevista y sobre todo, sin querer robarle el protagonismo al protagonista. Eso en tiempos en los que los entrevistadores quieren ser más protagonistas que el entrevistado se tiene que aplaudir.
No puedo así aplaudir el exceso de promoción previa al “especial” ni mucho menos los innecesarios despachos en directo y promociones en otros shows, como expectativa de la entrevista, porque nos vendieron una cosa muy grandota que no fue tan grandota. Fue una entrevista larga. Punto. Con acceso a otras facetas del entrevistado. Punto. Igual que han hecho con otros de nuestros atletas cuando triunfan, tanto TVMax como RPC. Más nada. Un especial es mucho más. En TVN lo saben. ¡Lo saben! 
 
Hay que tener cuidado con la publicidad engañosa mucho más cuando se implica a talentos serios de la información y a la marca noticias porque ahí se juega con la credibilidad. Román merecía un especial de verdad y a lo grande. Este no lo fue. Al césar lo del césar y a Román lo de Román. El Sr. Ricardo Icaza hizo su trabajo periodístico correctamente y TVN Deportes pisó por delante a RPC y entrevistó al casi santo panameño del fútbol fuera de su zona de confort y de su tierra. Eso fue todo. ¿Ven? La fe mueve…