ETIQUETAS: Patricia Janiot | CNN en Español
Titin | 11/20/17 00:00

Redacción

diaadiapa@epasa.com

@diaadiapa

La salida de la Sra. Patricia Janiot después de 25 años siendo la figura más importante de CNN en Español me reconfirma lo que siempre he publicado, aunque algunos improvisados en esta industria me refuten: las trayectorias se respetan y el buen trabajo es lo que habla por uno. Traducido en el argot de algunos: talento mata carita. No importa si es en el área de entretenimiento o en el área de noticias.

Es ese mismo movimiento de la Sra. Janiot, siendo la reina de CNN en Español a otra importante cadena de televisión lo que, a un talento inteligente y sin celulitis en el cerebro, lo debería llevar a profundas reflexiones sobre lo que hacen actualmente en televisión y lo que quieren seguir haciendo en ella, pero también cómo quieren ser recordados. Patricia Janiot aceptó una oferta que le fue ofrecida por su trabajo a cuadro y por su nombre. Eso se llama: trayectoria.

Sí, yo sé que en Panamá no necesariamente es así y que cualquier "pelagatos" o improvisados de twitter llegan a la televisión y tienen éxito. Ya Panamá pasó esa etapa donde de un concurso de belleza pasabas a la televisión. Ahora estamos en la etapa en que, mientras más escándalos tengas o enseñes tu cuerpo, ese es tu pase a la pantalla chica o, que seas popular en redes, aunque lo que ahí hagas sea una bazofia.

Aquí mientras más pasa el tiempo vemos menos talento y más carita en pantalla. Eso no es culpa de quienes tengan como propósito llegar a la televisión aunque sea vendiéndose como carne en palito. La culpa de eso es de productores y ejecutivos de las televisoras que no buscan calidad y esa es una realidad, pero también de anunciantes que auspician porquerías y de la audiencia que se conforma, literal, con "cualquier cosa".

El jueves estuve en una reunión de trabajo donde participaban los ejecutivos de una televisora local. Al sustentar las características profesionales de "algunos" de los talentos que nos proponían para el proyecto su máximo potencial, cito palabras textuales fue: "ella es buena para eso, ella está buena",…"Ella no es muy inteligente pero para lo que se necesita sirve, ella físicamente está buena"…."Ella está buenona". Nunca nos vendieron inteligencia ni profesionalismo y mucho menos talento.

CNN en Español le ofreció de todo a Patricia Janiot para que no se fuera de esa empresa. No es una mujer de medidas 90-60-90, no enseña escotes en pantalla, no está envuelta en escándalos. La querían ahí por su nombre, por su trabajo, por su trayectoria.

Mientras que aquí en Panamá vemos a algunas presentadoras y presentadores de entretenimiento divulgando su vida privada en televisión o enseñando músculos, nalgas y tetas, una mujer profesional hace que olvidemos sus 90-60-90 y que nos concentremos en su trabajo a cuadro, casi siempre lejos de escándalos.

Mientras que aquí unas literales "culicagadas" en esta industria se creen las "primadonas" y no tienen otro recurso más que su cuerpo, romances o escándalos mediáticos para darse a conocer –y algunas padrinos dentro de las televisoras-, aún tenemos profesionales en pantalla que demuestran que talento, profesionalismo y experiencia, mata tetas, mata nalgas y mata músculos.

Mientras que aquí hay talentos que se creen dueños de la verdad a cuadro y por tener cientos de seguidores en redes se hacen llamar dizque "influenciadores", hay profesionales que sin redes sociales y solo con su trabajo a cuadro y años de servicios a sus empresas son mucho más importantes para la industria, como también hay otros que con redes sociales saben que su uso debe ser acorde al nombre que tienen. Son esos que no recurren a pleque-pleques para obtener más seguidores o ser parte del contenido de shows de chismes.

Basado en la reflexión por el caso de la salida de la Sra. Patricia Janiot de CNN, yo aplaudo –más allá de si me gusta o no lo que hagan a cuadro- que aún en nuestra televisión haya una Jenia Nenzen en Telemetro, una Myrna Ortega en Nex, una María Elena Barrios en TVN, un José Ricardo Muñoz en TVN, un Iván Donoso en Nex, un Rubén Pinzón en Sertv, un David Samudio en RPC, un David Salayandía en TVMax, un Roberto Rivera en TVMax, una Karen Chalmers en Telemetro, una Ana Gabriela Delgado en TVN, un José Escobar en Telemetro, un José Cortés en Telemetro, una Elizabeth González en TVN o una Birna Julissa Quintero en Telemetro, por mencionarle solo a algunos, que han hecho un nombre con trabajo lejos de la porquería y escándalos; como también aplaudo a esa nueva generación que sin venderse como carne en palito están construyendo un nombre como Nathalia González de TVN, Robin Durán de Telemetro, Guadalupe Castillero de Nex, Gabriela Moreno de TVN y muchos otros que no recurren a lo fácil: escotes, músculos ni cacheteros.

Ojalá esa generación que se cree estrellas porque hoy son populares por sus cuerpos, por lo que enseñan, por sus escándalos o por el poder que les da la redes sociales entiendan, a tiempo, que no pasarán de ser estrellas muy fugaces y como tal se les recordará, si es que se les recuerda. Piensen en lo que hacen y lo que quieren ser en esta industria: relleno momentáneo o fichas claves para su pantalla. ¿Carita o talento?