El número diez del combinado del Árabe Unido, Renán Addles, comentó a este medio que prefería jugar que estudiar, motivo por el cual sus padres no lo apoyaban.
Por:
Marian Ruiz Góngora -
[email protected] | @26mariang |
Martes 11 de agosto de 2015 12:00 AM

Los deseos que palpitaban en el corazón de Renán Addles por jugar al fútbol lo llevaron a que desobedeciera  la solicitud de  sus padres de que estudiara.
En ese momento de rebeldía, Addles solo tenía un objetivo entre ceja y ceja: convertirse en un destacado jugador en el balompié local.
“Con 14 años llegué a la cantera del Chorrillo. Mis padres no me daban el respaldo como yo quería  porque querían que estudiara,  pero yo solo quería ser futbolista y sufrí mucho porque mis padres no me apoyaban al 100%”, dijo Addles.
Cuenta que ante la negativa de sus padres, le tocó tomar la decisión de escaparse de su casa. Luego de hacerlo, pedía apoyo económico a diversas personas de su barrio de Santa Rita de Colón para que lo ayudaran con el pasaje, para así viajar a la ciudad capital y poder entrenar.  
 “Había gente que me daban la mano, personas  que sabían que  tenía talento  y me daban 5 o 10 dólares para poder entrenar en Panamá (capital). A veces me escapaba  de la casa porque mis padres no me dejaban jugar”, expresó.
 Y así fue como de repente apareció el Chorrillo FC en su camino.
“Llegué al Chorrillo y el presidente Manuel Arias  me preguntó que si yo no tenía padres y le dije  que sí, pero que me había ido de Colón porque amaba esto (fútbol),  y me dijo que se reuniría con mis padres, que él se encargaría de que jugara y que estudiara. Y así fue como empecé mi trayectoria futbolística”, comentó Addles, no sin antes agregar que sus padres hoy están orgullosos de todo lo que ha logrado.
Brilla en la cancha
Trabajo duro, perseverancia y sacrifico. Hoy estos tres elementos siguen dándole frutos a “El Animal”, apodo con el que conocen a este delantero panameño de 26 años.
No hay dudas de que hoy Addles, con el Árabe Unido de Colón,  es la sensación en el Torneo Apertura 2015 de la Liga Panameña de Fútbol (LPF). Sus tres goles, en especial los que ha convertido de tiro libre, han puesto a soñar a la fanaticada colonense con la conquista del título.
 “Dios me dio ese don,  desde niño siempre le he pegado fuerte a la pelota. Se acaba el entrenamiento y por ahí mismo voy cogiendo diez  pelotas para afinar mi pegada y eso es lo  que me ha llevado al éxito de pegarle bien a la pelota”, sostuvo el artillero.
Durante la entrevista, Addles no escondió sus deseos de vestir los colores de la Selección Mayor de Fútbol de Panamá y de conseguir un contrato en el extranjero.
Antes de finalizar,  reveló su inspiración, esa que lo lleva a mirar al cielo cada vez que pisa un terreno de juego.
“Cuando entro a la cancha miro al cielo, siempre recordando a mi hermano pequeño que murió a causa del pandillerismo”, concluyó Addles.  
 

No dejes de leer