El golpe más duro que le ha dado el deporte a Mónica fue, aunque no estuvo en la cancha, ver cómo Panamá dejó escapar, ante Estados Unidos, el boleto al repechaje para el Mundial Brasil 2014. Lamentable
Por:
-
| |
Lunes 21 de octubre de 2013 09:41 PM
Víctor Bárcenas [email protected]
6
  • años defendió Franco el arco de la selección femenina de fútbol.
2008
  • Mónica fue selección sub-19 de baloncesto.
4
  • Campeonatos de la Anafufe ganó Mónica Franco.

Para los que el deporte corre como sangre entre sus venas es muy difícil, por no decir imposible, apartarse de las actividades físicas. Mónica Franco salió de los terrenos de fútbol, pero como ella dice: “Jamás podré dejar atrás esta adicción”.

Y es que durante más de seis años fue la guardameta de la Selección Femenina de Fútbol de Panamá, pero hoy en día es agente de deportistas y representante de mercadeo de la prestigiosa marca Under Armour.

Mónica dejó atrás los tacos y los “shorts”, sin embargo, aporta desde el otro lado para que el deporte nacional siga creciendo.

“Se extraña estar dentro de una cancha de fútbol. Definitivamente es totalmente diferente pasar ahora a ser prácticamente un agente deportivo; son dos visiones que no se comparan en nada, es totalmente diferente, pero muy gratificante, verlo desde afuera”, aseguró Franco.

Mónica al fin encontró la profesión que la hace sentir completa, pues vivió en carne propia todas las peripecias que pasa el deportista nacional. “Viéndolo desde el rol que desempeño ahora, me siento muy feliz, porque estoy aportando a los atletas”.

“Lo que hago me encanta, ahorita estoy comenzando una etapa como empresaria, es muy bonito dar ese apoyo para que el atleta se pueda desempeñar y rendir de la mejor manera”, agregó Franco, quien hace poco lanzó su empresa de mercadeo deportivo y organización de eventos.

Mónica asegura que deportivamente no se arrepiente de nada de lo que haya hecho o no, aunque recuerda tristemente el 9-0 que le propinó Estados Unidos a Panamá en la segunda ronda del Premundial de la Concacaf de 2002 y al mismo tiempo se pregunta qué sería de ella si hubiese aceptado la propuesta de quedarse en Budapest (Hungría).

“En 2008 me hicieron una prueba, yo estaba en Budapest (Hungría) jugando fútbol con mi universidad, y un entrenador de ahí me dijo que mis piernas eran ideales para saltar vallas, me preguntó si podríamos hacer una prueba, y me la hizo, la superé con mucha facilidad, fue entonces cuando me propuso que me fuera a vivir allá y que él me conseguiría una beca, yo tenía 24 años. Ese entrenador ha tenido campeones olímpicos y todo... entonces, yo siempre me he quedado con eso, siempre me ha dado vueltas en la cabeza... si hubiese aceptado esa oferta, a lo mejor hubiese llegado más lejos", contó la nueva empresaria del fútbol.

No dejes de leer