El jugador francés, Adil Rami fue elegido como el jugador más guapo de la liga francesa. Foto: Cortesía
Por:
-
| |
Miércoles 23 de octubre de 2013 09:14 PM
Redacción [email protected]
27
  • Años tiene el defensor francés Adil Rami.
24
  • Partidos internacionales ha realizado.
89
  • Juegos disputó con el Valencia CF durante la temporada 2011-2013.
2003
  • Fue el año en que debutó en el club ES Fréjus.
1.90
  • Mide Adil Rami, actual jugador del AC Milan.

Exitoso, famoso y millonario son algunos de los aspectos que identifican al reconocido futbolista del AC Milan Adil Rami, que posee un físico de semidiós, el cual hipnotiza y vuelve locas a las mujeres.

Su porte, su cara y su cuerpo, entre otras partes de su anatomía, son los atributos que cautivan y conquistan las miradas de las féminas.

Este atractivo jugador francés fue uno de los más apetecibles por las mujeres en la Liga española, cuando vestía la camiseta del Valencia CF.

Pero no solo las chicas no se pueden resistir a sus encantos, ya que también fue elegido por la revista francesa homosexual “Tetu” como uno de los jugadores más deseados por los “gays”.

Rami es considerado como un conquistador nato, pues se hace referencia a que tiene como novia a la espectacular modelo francesa Sidoni Biemont.

Este deportista no solo se destaca por sus cualidades futbolísticas, sino también por ser uno de los jugadores más guapos en su pasaje por la liga francesa y hasta la fecha sigue haciendo valer su título de hombre hermoso.

Su popularidad le ha llevado a ser también uno de los protagonistas de un calendario producido en el año 2011.

Este calendario llevó por nombre “Los Dioses del Estadio”, el cual fue uno de los más esperados del año, pues se enfocaba en los hombres más viriles, con cuerpos esculturales y con mucho erotismo.

El defensor de ascendencia marroquí cuenta con un gran historial en la liga francesa, pero sus cualidades van más allá del terreno de juego, ya que fue elegido por una página web como el futbolista más guapo de la liga francesa.

No dejes de leer