Por:
|
Lunes 21 de octubre de 2013 09:42 PM
Redacción / diaadia

Los fanáticos que odian a Cristiano Ronaldo tienen otra razón para llamarlo “pecho frío”.

Resulta que CR-7 se somete a una terapia llamada crioterapia, que consiste en aplicarse sobre el cuerpo temperaturas extremas bajo cero, que pueden llegar a los 200 grados.

Esta innovadora técnica, utilizada por bailarines, tiene efectos analgésicos, antiinflamatorios y anestésicos, y favorece el aumento de la presión arterial, lo que ayuda a la recuperación tras grandes esfuerzos físicos, según sostienen quienes la promocionan.

El delantero portugués, al servicio del Real Madrid, comenzó con esta particular práctica hace algunos meses, en un centro de estética de Pozuelo, una elegante localidad ubicada a 13 kilómetros al oeste de Madrid.

Pero Cristiano Ronaldo, jugador acostumbrado a las excentricidades, se hizo de una de las máquinas para su uso propio.

Según los medios de comunicación españoles, CR-7 decidió instalar una cabina de crioterapia en su casa, que esta valorada en unos 61,000 dólares.

No dejes de leer