No ha sido un 2017 floreciente para los culés, en cuanto a títulos, ya que venían de cerrar el año anterior con un doblete y el 2015 con un triplete.
El Barcelona es el actual líder invicto de la Liga española.
El Barcelona es el actual líder invicto de la Liga española.
ETIQUETAS:
Por:
Barcelona/EFE -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Miércoles 27 de diciembre de 2017 11:15 AM
El FC Barcelona cierra un año exiguo en títulos (una Copa del Rey), habiendo realizado el mayor traspaso de la historia del fútbol (la marcha de Neymar al PSG), pero cerrando la renovación de su pilar básico, el argentino Lionel Messi, quien después de meses de negociación finalmente rubricó el acuerdo hasta el 2021.
 
No ha sido un 2017 floreciente para los azulgrana, que venían de cerrar el año anterior con un doblete y el 2015 con un triplete, el segundo de su historia. Al final, la etapa de tres cursos con el preparador Luis Enrique se cerró con una Copa del Rey, la tercera consecutiva y vigésima novena de su historial, al vencer en la final a un combativo Alavés (3-1).
 
 
A pesar de no haber alcanzado los títulos de Liga y de Liga de Campeones, el Barcelona de Luis Enrique dejó momentos para el recuerdo, e incluso para la historia, como la remontada en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el PSG. Al 4-0 inapelable que sufrieron en París los barcelonistas, estos respondieron en la vuelta con un 6-1 que acaparó la atención mundial.
 
No obstante, el recorrido acabó allí, en aquel último gol de Sergi Roberto en el tiempo de añadido, ya que en el siguiente emparejamiento, el Juventus volvió a sacar las vergüenzas de un Barça poco consistente, y al 3-0 de la ida, en el Camp Nou esta vez los azulgrana no supieron darle la vuelta en un partido que acabó en tablas (0-0).
 
En la Liga, el Barcelona llevó la lucha hasta el último partido, pero siempre por detrás del Madrid, al que en un partido también espectacular los de Luis Enrique arrancaron un 2-3 en el Bernabéu en las últimas jornadas, tras un gol de Lionel Messi en la última jugada del partido, que dio ánimos a los culés y retrasó el alirón de los blancos.
 
El Barça echó toda la carne en el asador en la Copa, en la que no falló, pero que supo a poco en el barcelonismo, tras dos años anteriores plagados de éxitos, aunque sin haber cimentado un estilo de juego del agrado de todos los seguidores, a pesar de su efectividad, gracias a la magia de uno de los tridentes atacantes más demoledores de la historia del fútbol (Messi, Luis Suárez y Neymar).
 
Al finalizar el curso, se hizo realidad un rumor que corría por Barcelona desde hacía semanas, y Neymar Jr. finalmente acabó fuera del Barça, tras finalizar la gira por los Estados Unidos, firmándose el traspaso más caro de la historia, ya que el PSG dio el dinero al brasileño para que éste pagase su cláusula (264 millones de dólares).
 
Sin Neymar arrancó el proyecto del nuevo técnico, Ernesto Valverde, quien pudo cubrir esta ausencia con el segundo fichaje más caro de la historia, el del joven francés Ousmane Dembélé, por quien el Barça desembolsó 105 millones de euros al Borussia de Dortmund (a esta cantidad se pueden sumar $47 millones más en bonus fácilmente alcanzables). Además de esta contratación, el Barça firmó la de Paulinho, Semedo y repescó a Deulofeu, cerrando en $281 millones las inversiones de verano.
 
El curso estival para Valverde le sonrió en pretemporada, pero en el primer compromiso oficial, la Supercopa de España, el Madrid pasó por encima de los azulgrana a doble partido, generando muchas dudas, que los meses siguientes se han disipado hasta el punto de que el Barcelona, después del traspiés en aquella competición, no ha perdido ni un solo partido en todas las competiciones, incluido el Clásico, con el que se ha cerrado el año, y que el Barça resolvió con un 0-3, que significó la tercera victoria azulgrana en la Liga en el Bernabéu.
 
El 2017 lo cierra el Barça de líder en la Liga, pero este estado de gracia no se traslada en el Camp Nou, donde el feudo aparece más vacío que en las últimas temporadas, y con un episodio inusual, ocurrido el 1 de octubre en la visita de Las Palmas, en que el partido se jugó a puerta cerrada, por decisión del presidente Josep Maria Bartomeu, debido a los graves incidentes que habían acontecido en Cataluña con la celebración de un referendo por la independencia, considerado de ilegal por el Gobierno y por la instancia judicial.
 
Al Barcelona se le aparece en 2018 repleto de buenas sensaciones, ya que lo abrirá siendo líder de la Liga, en la siguiente ronda de la Copa del Rey y con la ventaja del partido de vuelta en los octavos de la Liga de Campeones. Para todo ello, en breve tendrá a su disposición al francés Ousmane Dembélé, tras cumplir una largo periodo de recuperación de su lesión (rotura del tendón del bíceps femoral de la pierna izquierda) y a su compatriota Samuel Umtiti, también lesionado.
 
Quizá la mejor noticia para los culés es que arrancará el 2018 y no tendrá la pesadilla de ver que su estrella, Lionel Messi, tiene total libertad para negociar con otro club, después de hacer sellado la renovación. Otras aspiraciones con las que trabaja el Barça para elevar la competitividad de su equipo es cerrar los fichajes de Antoine Griezmann y Philippe Coutinho, además de un central, que podría llegar en este mercado de invierno.
 
Con un presupuesto récord de 1.066.689.de dólares, el Barcelona cierra el año disminuyendo su deuda, hasta dejarla en $293 millones, pero con un incremento notable en la partida de fichas profesionales, que alertó a los compromisarios y que el propio Bartomeu asumió como un reto difícil de afrontar, poco después de qu el mandatario esquivase una moción de censura, planteada por Agustí Benedito, y que al final no se votó por falta de apoyos.
 
Este 2018 debería ser el arranque definitivo del 'Espai Barça', que significará la inversión más costosa de la historia del club en infraestructura, ya que se prevé un dispendio de unos $713 millones, entre otros proyectos, levantar un nuevo Palau Blaugrana y reformar completamente el Camp Nou.
No dejes de leer