Fueron dos de los hechos más polémicos del año futbolístico de Panamá, un 2017 en el que se consiguió el pase histórico a la Copa del Mundo.
Darwin Pinzón está detenido desde septiembre pasado.
Darwin Pinzón está detenido desde septiembre pasado.
ETIQUETAS:
Por: Eduardo González
[email protected] | @DiaaDiaPa
Sábado 30 de diciembre de 2017 06:00 AM
El caso Darwin Pinzón y el de la sonada indisciplina de 10 jugadores de la Selección Sub-21 de Fútbol de Panamá, fueron dos de las manchas más oscuras que tuvo el año más exitoso del balompié nacional, en el cual se consiguió la clasificación al Mundial de Rusia 2018.
 
Poco tiempo después de su vuelta a las canchas, tras varios meses de ausencia por una lesión, Darwin Pinzón, fue detenido por las autoridades, en septiembre pasado, luego de verse involucrado en un robo a mano armada ocurrido en Brisas del Golf.
 
 
En la audiencia de legalización de la aprehensión, imputación de cargos y medida cautelar, se acordó mantener la detención durante seis meses al jugador del Sporting San Miguelito. 
 
La medida de detención provisional al internacional con la Roja fue confirmada por los magistrados del Tribunal de Apelaciones del Ministerio Público, ante lo cual el futbolista, de 23 años, permanecerá en el Centro de Detención de Tinajitas.
 
De acuerdo al reporte policial de aquel entonces, el robo, en el cual se vincula a Pinzón, se realizó frente a la barriada Colinas del Golf cuando los tres hombres, a bordo de un vehículo, despojaron de celulares y otros artículos a dos personas.
 
En la requisa se encontró una mochila de color negro que guardaba siete celulares, además de un arma de fuego con seis municiones sin detonar.
 
VERGÜENZA INTERNACIONAL
 
Por otro lado, 10 futbolistas del seleccionado sub-21 de fútbol, que representó a Panamá en los Juegos Centroamericano 2017 de Managua, Nicaragua, fueron acusado de haber incurrido en actos de indisciplina, que terminaron incluso por afectar a compatriotas suyos de otras disciplinas, que de hospedaban en el mismo hotel que ellos.
 
La Fepafut (Federación Panameña de Fútbol) envió un comunicado explicando que los jugadores en mención "mantuvieron una conducta inaceptable al punto de causar daños en una de las habitaciones del hotel, entre los que se cuentan: una puerta rota, cortinas dañadas, así como la activación de la alarma contra incendios".
 
"Estos jugadores igualmente estuvieron bebiendo cerveza y escuchando música a alto volumen lo que incomodó a otros huéspedes del hotel quienes se quejaron ante la administración del mismo", añadió el escrito.
 
Los jugadores señalados fueron: Samir Ramírez, César Blackman, Javier Rivera, Jiovanny Ramos, Isidoro Hinestroza, Eduardo Guerrero, Dámaso Santos, Leandro Ávila, Chammel Asprilla y Gabriel Brown.
No dejes de leer