El delantero de la Selección Mayor de Fútbol de Panamá le abrió a día a día las puertas de su hogar.
El delantero panameño Gabriel Torres. Foto: Anayansi Gamez
El delantero panameño Gabriel Torres. Foto: Anayansi Gamez
ETIQUETAS:
Sábado 23 de diciembre de 2017 10:00 AM
Los años pasan, pero los recuerdos quedan, sino, pregúntenle al atacante de la Selección Mayor de Fútbol de Panamá Gabriel Torres, quien contó a día a día su historia de Navidad.
 
Torres, de 29 años de edad, también creyó en Santa Claus y escribía sus peticiones de los regalos que quería en una carta.
 
"Hubo  un tiempo en que sí creía que era él (Santa Claus) el que traía los juguetes, hasta que una noche me  quedé despierto  y me di cuenta de que se trataba de mi mamá y mi papá, después mi mamá  me explicó que Santa no había podido venir. Aunque descubrí que no existía, no dejé de creer en la Navidad", expresó Torres.
 
El también jugador del Lausanne-Sport de la Superliga de Suiza dio detalles de cómo eran sus cartas para Santa Claus.
 
"Siempre, en mis listas, había pelotas de fútbol, tacos que veía en la televisión, y lo más caro que pedí fue un futbolín.  En las cartas siempre iniciaba escribiendo que me había portado bien, que (Santa Claus) le podía preguntar a mi mamá, aunque sabía que era mentira  porque era muy inquieto", comentó.
 
 
 
Pese a que varios de los regalos pedidos no llegaron, Torres comprendía que el trabajo de Papá Noel no era fácil.
 

"Cuando no me traía lo que le pedía no me enojaba porque me decían que Santa tenía que  complacer a todos los niños, no me podía traer todo a mí y lo  que no me traía lo apuntaba en la lista del próximo año", manifestó.
 
El jugador reveló esta curiosa anécdota: "Todos mis amiguitos podían explotar bombitas, pero yo no porque mi mamá estaba afuera viendo y nada más podía tener cebollitas, por eso, ahora  de grande, me da miedo, lo escucho y me estreso".
 
Por último, el jugador le dio gracias a Dios porque ahora puede hacer que sus hijos no pasen el páramo que él pasó cuando niño.
 
"Le doy gracias Dios por  todo lo que he podido conseguir, a veces me pregunto cómo sería mi Navidad cuando niño y poder tener  todo lo que antes no pude tener. Trato de trabajar duro para que  mis hijos puedan tener todo lo que no puede tener".
 
No dejes de leer