Los niños se sienten afligidos cuando son testigos de las peleas de los padres.
La poca comunicación es lo que afecta los matrimonios hoy día. Foto: Efe
La poca comunicación es lo que afecta los matrimonios hoy día. Foto: Efe
ETIQUETAS:
Domingo 17 de junio de 2018 12:00 AM

 

El divorcio, siempre produce un alto impacto emocional en los hijos, conoce por qué. Y es que la psicóloga clínica Lizmaineth Hernández dijo que cuando una madre y un padre muestran hostilidad y desprecio el uno hacia el otro, sus hijos sufren.

 

Ver: El exhermanito de Big Brother Ángel Tello le da la bienvenida a su primogénito

 

Agregó que esto ocurre porque el desarrollo de un matrimonio o un divorcio crea una especie decepción para los niños.

“Si pedimos a un adulto cuyos padres no tuvieron un matrimonio feliz que describa los recuerdos de su niñez, es probable que escuchemos historias de tristeza, confusión, falsas esperanzas y amargura. Sus padres pueden haberse divorciado, o haber sido de esas parejas que solo seguían juntos por el bien de los niños”, aseguró la experta.

 
Los niños les afecta las pelea

 

Hernández sostuvo que no hay ninguna duda de que los niños se sienten afligidos cuando son testigos de las peleas de los padres. Sus reacciones varían entre: el llanto, quedarse inmóviles, tensionados, taparse los oídos o esconderse.

“El estrés de vivir con el conflicto de los padres puede afectar el desarrollo del sistema nervioso autónomo de un pequeño, el cual determina la capacidad del

niño para resolver problemas”, afirmó.

 

Agregó que se puede considerar que la gran tragedia educativa de nuestro tiempo es que muchos niños están fracasando en la escuela, no por problemas intelectuales o

físicos, sino por  problemas emocionales, que reciben en el seno de sus hogares.

 

Entérate aquí: ¡Se jodió! Le suspenden la medida de trabajo comunitario a 'El Tachi'


Hernández recomendó que las formas adecuadas de abordar los conflictos entre padres, pueden ser aprendidas por ellos mediante una correcta capacitación emocional un amortiguador probado contra los efectos perniciosos de los conflictos matrimoniales y familiares en general.

Según  Instituto Nacional de Estadística y Censo , los procesos para separarse legalmente aumentaron un 76% entre 2015 y 2016. El número de divorcios pasó de 1,793 a 3,148 en el 2016.

No dejes de leer