A finales de 1999 y a comienzos del año 2000, el síndrome cardiopulmonar por Hantavirus SCPH llegó a Panamá.
La limpieza es clave para que la enfermedad no se propague.  Ilustrativa
La limpieza es clave para que la enfermedad no se propague. Ilustrativa
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @YanelisDD |
Lunes 29 de enero de 2018 12:00 AM

A finales de 1999 y a comienzos del año 2000, el síndrome cardiopulmonar por Hantavirus SCPH llegó a Panamá, y a pesar de que está presente todo el año, durante la época seca, las cifras de esta enfermedad se disparan.

Estadísticas de enero a diciembre del 2017 del Departamento de Investigación en Genómica y Proteómica del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud Icges reflejaron que hasta diciembre del 2017 se dieron 76 casos, siendo agosto el mes en que más casos se detectaron.

El titular del Ministerio de Salud Minsa, Miguel Mayo, señaló que lo importante para evitar los contagios es que la población cumpla con las medidas sanitarias, limpieza y que se mantenga al tanto de cualquier síntoma.

Este virus respiratorio es una enfermedad transmitida por las heces y la orina de roedores, y no se contagia de persona a persona.

Los síntomas como escalofríos, fiebre y dolores musculares aparecen generalmente dos semanas después de ser contagiado de la enfermedad.

La directora nacional de Salud, Itza Barahona de Mosca, confirmó que en agosto del año pasado se dio un aumento de los casos de Hanta, junto con la población de roedores.

El Hanta es un virus perteneciente a la familia de los bunyavirus, que se encuentra en los roedores.

En Panamá, el roedor reservorio es el Oligoryzomys fulvescens, mejor conocido como rata arrocera.


El incremento de casos de Hantavirus se da para el periodo de la cosecha de maíz y arroz en provincias del interior del país.
No dejes de leer