Por:
Madrid/EFE -
[email protected] | @diaadiapa |
Martes 27 de octubre de 2015 12:45 PM
 
Expertos y exmandatarios internacionales comenzaron hoy a debatir en Madrid sobre las mejores vías para prevenir y afrontar el extremismo violento y plantear la conveniencia de un consenso global.
 
El rey de España inauguró hoy la conferencia "Diálogo político Madrid+10 sobre Prevención y Lucha contra el Extremismo Violento", con unos doscientos expertos de todo el mundo y unos cuarenta expresidentes y exjefes de Gobierno, entre ellos varios latinoamericanos.
 
Están presentes también el primer ministro de Túnez, Habib Essid, y mañana clausurará la conferencia el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, convocados por diferentes instituciones internacionales.
 
En 2005 hubo una cumbre antiterrorista internacional que dio lugar a la llamada "Agenda de Madrid", con conclusiones como que la acción policial y militar no es suficiente para prevenir y abordar los conflictos que alientan el terrorismo.
 
Los organizadores son el Club de Madrid, que agrupa a un centenar de exmandatarios, y el Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización y la Violencia Política (ICSR).
En este foro se pretende aprobar el documento "Global Consensus" que desarrolle la Agenda 2005.
 
En la inauguración, Felipe VI dijo que los planteamientos analizados en la reunión de hace diez años siguen siendo válidos y hoy abogó por adoptar "nuevas respuestas" a un fenómeno que trasciende las fronteras nacionales y por buscar un "amplio consenso global" que luche contra la radicalización, respetando los valores democráticos.
 
Incidió en la necesidad de una estrategia con "medidas de seguridad no tradicionales, acciones concertadas de política exterior y la incorporación de actores fundamentales en la prevención del extremismo violento", ámbito en el que ha citado a jóvenes, mujeres, familias y comunidades locales.
 
Entre los expresidentes que asisten figuran Felipe Calderón (México), Ricardo Lagos y Sebastián Piñera (Chile), Andrés Pastrana (Colombia) y Laura Chinchilla (Costa Rica).
 
Felipe Calderón declaró a los periodistas que el encuentro de Madrid es útil para entender el fenómeno de la violencia extrema e intentar atajarla.
 
También intervino la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, quien apostó por promover un "Instituto de la Cultura de la Paz" para el que ha ofrecido como sede la capital, también apoyado por el Club de Madrid.
 
Porque Carmena se ha mostrado convencida de que el mejor "antídoto" contra la radicalización y el extremismo es lograr que "toda la sociedad se empape de que nunca se puede recurrir a la violencia" y que siempre debe utilizarse el diálogo; ha apostado por la "empatía" como medio para alcanzar el "corazón y mente" de las personas que puedan llegar a cometer "actos execrables". 
No dejes de leer