Por:
|
Domingo 20 de octubre de 2013 09:09 PM
Karina Cedeño karina.cedeñ[email protected]
  • La pequeña nació el 5 de febrero de 2013 en la ciudad de Panamá.

“Quiero agradecer a Dios todo lo que ha hecho en mí, ha cambiado mi mentalidad y me ha hecho un hombre de paz”, fueron las palabras de Ernesto Brown, mejor conocido como Apache Ness, luego de que el pasado 14 de abril y ante el altar jurara amor eterno a su esposa, Ibrendi de Brown.

La doble celebración -también era el cumpleaños de su amada- fue filmada y subida a YouTube.

Pero para sorpresa de muchos, hoy conocerán qué sucedió tres días después de tan celebrado matrimonio.

El miércoles 17 de abril de 2013 también fue un día importante en la vida del reguesero y pastor evangélico, ya que un secreto bien guardado quedaría al descubierto, certificado y confirmado.

Una hija, nacida fuera del matrimonio el 5 de febrero de 2013, sería reconocida de manera muy discreta ante el Registro Civil.

Su cautela tiene una razón importante: su esposa, Ibrendi, ni siquiera se imagina lo que está sucediendo, mucho menos que el artista, mantuvo una relación extramarital con la madre de la pequeña por casi dos años.

Contactar a la madre de la niña no fue fácil. Conseguimos su teléfono, pero cuando le preguntamos por su relación con Ness cerró la llamada antes de que pudiéramos interrogarle por su retoño.

Aunque intentamos contactarla, hasta el cierre de esta nota fue imposible.

Ness se confiesa

Al establecer comunicación con el artista, le preguntamos sobre la existencia de la pequeña y él confirmó que era su hija y que pagaba la pensión.

Tras hacer una pausa, y con evidente tono de asombro, aseguró: “Sí, sí es cierto, pero eso ya se arregló, la niña recibe su plata y todo... tú me estás entendiendo”.

Siguió hablando, ya con tono de frustración y aclaró que no sabía por qué lo llamábamos, ya que él había dejado la fama y estaba “full en la vida cristiana”.

Sobre su relación con la madre de su hija, aclaró que no le gusta mentir: “He tratado de tener un acercamiento, pero cada vez que lo intento, la abuela de la niña me insulta, no hay un ambiente de paz”.

“He dejado el mundo atrás, me estás entendiendo, la niña está... cuando uno busca las cosas de Dios no son fáciles, me estoy alejando de los escenarios, de ganar miles de dólares, porque cuando uno quiere la tranquilidad de su alma, es una realidad, el temor mío es hacer cosas que a Dios no le agraden”.

Al preguntarle si su esposa sabía lo que estaba pasando contestó: “Nooo, ese es el problema y no me gustaría... chuzo”.

Luego de cuestionar si la nota saldría en el periódico, nos preguntó qué ganaríamos con esto y cerró la llamada.

Horas después trató de disuadirnos por medio de otras personas para no publicar la información.

Al llamarlo ayer, en tono molesto dijo que no había hablado con su esposa y que esto era una maldad.

No dejes de leer