ETIQUETAS:
Por:
Jessica Román C. -
[email protected] | @jessicaroman16 |
Miércoles 08 de noviembre de 2017 12:00 AM

Erika Ender considera que lejos de una falta de respeto, adornar con la bandera panameña el trabajo de los artistas nacionales es un gran orgullo para quienes con respeto, trabajo y altura representan el país.

A través de un post en Instagram, Ender meditó sobre los artículos que cuestionan si está mal o no tener flexibilidad con los símbolos patrios. Ella hizo referencia al caso de las maracas de Rubén Blades, el acordeón de Osvaldo Ayala y a la vez que ella cantó el himno nacional a ritmo de piano.

Mientras tanto, el historiador Rommel Escarreola explicó: "No dudo y jamás dudaré de su talento. Ni de su orgullo patrio. Pero ahí no radica el problema. El asunto es que los símbolos no son modas y menos se utilizan o se deforman. Por lo que ella afirma que hay que ser 'más flexibles y hacernos sentir cada vez más orgullosos', no fueron flexibles los institutores el 9 de enero de 1964. No fueron flexibles los 21 panameños caídos ese día. No fue flexible la generación de 1947, que impidió la existencia de 100 bases militares. Y menos han sido los de la generación de 1958 y 1959, sembradores de banderas en la Zona del Canal. Ese es un legado que defenderé y seré inflexible".

En cuanto al tema de las maracas y el acordeón, agregó: "Les pido por favor que me den un solo ejemplo de un patriota que en el pasado haya deformado la bandera como un huevo y achurrado la bandera. Eso es moda extranjera. Es fanatismo y no patriotismo. Es negar la esencia de nuestros símbolos únicos e inmaculados. Sin maquillaje y sin tintes de coloretes antinacionales".


Como ya he dicho en ocasiones, el mundo evoluciona y las leyes no son más que documentos que pueden reformarse, cada vez que sea necesario.

"No creo que en estos casos estemos demeritando nuestros símbolos, sino todo lo contrario", expresó la cantante.
No dejes de leer