Por: Hugo Stocker
[email protected] | @hugostocker23
Sábado 20 de junio de 2015 09:15 PM
¡Ayayay! Tremendo cuento te traemos...
 
No ha empezado bien el Miss Panamá, y ya hay  bochinches y los tira y jala. ¡Duro!
 
Como muchos saben, Carmen Jaramillo  era una de las participantes favoritas de este certamen el año pasado, y ganó la corona de “Miss América Latina del Mundo”, título al que días después renunció para dedicarse a sus estudios.
 
Fuertes rumores aseguraban que esta volvería con fuerza este año al certamen para conquistar la corona principal, y más de uno quedó sorprendido cuando no     vieron su nombre en la lista   de las 30 semifinalistas de este año. ¿Qué pasó?
 
Nosotros conversamos con Jaramillo, y nos aseguró que tenía todas las ganas de volver,  pues envió dos veces la solicitud para participar del concurso, y la organización no le respondió ni el “recibido”, y que no asistió al “casting” directamente porque se enteró un día antes, y pensó que si no le recibieron la solicitud es porque “algo estaba pasando”. ¡Auch!
 
La modelo aduce que no sabe si la Org. tiene algún tipo de problema con ella por la renuncia a su corona el año pasado, por lo que desea dialogar con la presidenta Marisela Moreno para aclarar qué es lo que sucede, alegando que no tiene problema con nadie.
 
Además, recalcó que no se va a quedar con las ganas, ya que manifestó que regresará dentro de uno o dos años, más preparada. ¡Segura!
 
Lamentamos arruinarle el paseo a la “miss”, pero nosotros hablamos con Tatiana Campagnani, encargada del mercado y las ventas de la organización, y nos comentó que decidieron por mayoría que no aceptarían a ninguna chica que haya renunciado con anterioridad a alguna corona de la Org. “ya que si llega a ganar, podría renunciar nuevamente, y eso traería una demora para el proceso de preparación”.
 
Por otra parte, dejó clarito  que no la “chifearon”, ya que no recibieron en ningún momento las solicitudes de Carmen, y que varias que enviaron su solicitud fueron de igual forma al “casting” sin problema. ¡Ayayay!
 
No dejes de leer