Campesinos de Nicaragua viajan a Managua al grito de "¡Que se vaya Daniel!"

28/4/18 - 03:15 PM / Mundo

Nicaragua, Protesta, campesinos

Miles de campesinos de Nicaragua iniciaron hoy un viaje hacia Managua con la consigna "¡Que se vaya Daniel!", en reclamo por las 38 muertes, en su mayoría de estudiantes universitarios, que la población le atribuye al presidente Daniel Ortega durante protestas contra su administración.'

 

La mayor parte de los campesinos son originarios del sureste de Nicaragua, una parte de la población que ha sufrido los ataques de grupos de choque del Gobierno, conocidos como "turbas", en conjunto con la Policía Nacional, por oponerse a la ley que permite la construcción del canal interoceánico de la firma china HKND Group, en el sur del territorio.

 

Esta es la primera vez que los campesinos "anticanal" se manifiestan sin ser obstaculizados por la Policía Nacional, el Ejército de Nicaragua o las "turbas" sandinistas.

 

Nicaragua atraviesa una crisis que hoy cumple once días, debido a multitudinarias manifestaciones en contra del presidente Ortega, que iniciaron por reclamos a unas medidas de seguridad social y continuaron a pesar de que el mandatario revocó su decisión, debido a las múltiples muertes causadas por la represión.

 

La población exige la renuncia de Ortega y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, porque los consideran represivos, corruptos, violadores de los derechos humanos, así como de los derechos civiles y de las libertades públicas, entre otros.

 

Un diálogo previsto por el sector privado y el Gobierno, con la mediación de la Iglesia Católica está en el aire, ya que ninguna de las partes ha convocado a la primera reunión, y porque es rechazado tanto por los estudiantes universitarios como la población, debido a que no se sienten representados.

 

Los enfrentamientos violentos tras el anuncio de una reforma a la seguridad social, finalmente derogada, han dejado al menos 38 muertos y un total de 48 desaparecidos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias incrementan esta cifra hasta las 63 víctimas.