Rousseff: 'No retiraremos la candidatura de Lula, lucharemos por ella'

10/4/18 - 05:15 PM / Mundo

Dilma Rousseff.

 

La expresidenta de Brasil Dilma Roussef (2011-2016) insistió hoy en que el exmandatario Luiz Inacio Lula de Silva es inocente y dijo que el Partido de los Trabajadores (PT) luchará y llegará a todas las instancias jurídicas para que pueda ser candidato en las elecciones presidenciales de octubre próximo.

 

Lea también:Estados Unidos celebra que Panamá combata los abusos del Gobierno de Venezuela

 

En una conferencia-coloquio pronunciada en Casa de América de Madrid, Roussef pidió solidaridad internacional para defender al izquierdista Lula, encarcelado desde el sábado por una condena de doce años en segunda instancia por corrupción pasiva y lavado de dinero en un proceso distorsionado, según la expresidenta.

 

Nuestro candidato sigue siendo Lula, es una cuestión de justicia, es inocente, y si quieren sacarlo de la carrera electoral deberán ser ellos con sus métodos, dijo en alusión a quienes promovieron su juicio, condena y encarcelamiento.

 

Rousseff vinculó su destitución como presidenta en 2016, debido a unas irregularidades en las cuentas públicas, y el caso de Lula a un golpe parlamentario y mediático en Brasil, que tuvo el apoyo de corporaciones del Poder Judicial y una parte de intereses del mercado.

 

 

Está preso (Lula), no tiene voz, nosotros seremos su voz y viajaremos por el país, haremos una gran movilización, también exterior y pedimos la solidaridad internacional, enfatizó. No vamos a desistir de su candidatura, no vamos a plantear alternativas, anunció.

 

Roussef  defiende a  Lula de Silva   

 

En Brasil, opinó, hay una distorsión del papel del Poder Judicial, que es muy grave porque ninguna democracia subsiste sin Justicia ciega.

 

Añadió que se utilizó la estrategia de destruir a Lula de forma civil, cuando éste no es un radical, sino un conciliador, y afirmó que la democracia en Brasil está en riesgo.

 

Auguró que el país no saldrá de esta situación sin elecciones, siempre que se respeten los resultados, al tiempo que negó que exista un clima para un golpe militar, que sería ridículo.

 

Rousseff, invitada por la Cátedra de Estudios Iberoamericanos de la Universidad española Carlos III y Casa de América, fue presentada por el exministro de Justicia de Brasil José Eduardo Cardozo, e interrumpida por aplausos de parte de la audiencia y gritos de ¡Lula, libre!

 

Relató cómo el PT ganó cuatro elecciones consecutivas, redujo las desigualdades sociolaborales y fomentó unas relaciones exteriores brasileñas independientes.

 

Pero tras la última victoria electoral, hubo una confabulación golpista basada en el partido del actual presidente, Michel Temer, aseguró. Dijo que los golpistas querían parar la sangría de las investigaciones por corrupción durante su gobierno.

 

Habíamos sacado al país del hambre; y ahora Brasil es un pálido reflejo del pasado reciente, aseguró, pues todas las conquistas sociales han sido destruidas.

 

Rousseff fue destituida como presidenta en 2016  

 

Hoy por hoy, prosiguen las investigaciones por corrupción de los gobernantes golpistas, lo que significa su pérdida de credibilidad.

 

El objetivo era destruirnos y quitarnos del juego político, explicó Rousseff, pero Lula no hace más que subir en los sondeos, a pesar de la campaña para destruirlo, en lo que llamó justicia del enemigo.

 

Preguntada por una serie de Netflix sobre corrupción en Brasil, argumentó que distorsiona la realidad e indicó que quien controla parte de esa plataforma digital -algún fondo con empresas como Chevron y la Shell, según citó-, está detrás del intento de privatizar Petrobras.

 

Sobre intereses extranjeros en el golpe que ella denuncia, cree que había participación de este tipo de fondos, aunque no sabe hasta qué punto.

 

Lea también:Perú reitera que Maduro no está invitado a la Cumbre de las Américas

 

Y recordó las grabaciones a que fue sometida por EEUU durante el mandato del expresidente estadounidense Barack Obama, según denunció el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EEUU Edward Snowden.