Foto ilustrativa
Foto ilustrativa
ETIQUETAS:
Por:
Florida/AP -
[email protected] | @diaadiapa |
Domingo 04 de febrero de 2018 08:45 PM
El presidente Donald Trump expresó su aprecio a los miembros de las fuerzas armadas en el domingo del Super Bowl, afirmó que su valor y sacrificio contribuyen a hacer posible ocasiones como la del partido de fútbol americano más visto del año, y renovó sus críticas a los jugadores de la NFL que se hincan para protestar durante la interpretación del himno nacional. 
 
“Aunque muchos de los miembros de las fuerzas armadas de nuestra nación no pueden estar en casa con su familia y amigos para disfrutar la tradición estadounidense de esta noche, siempre están en nuestros pensamientos y oraciones”, afirmó Trump en un comunicado previo al partido entre los campeones Patriots de Nueva Inglaterra y los Eagles de Filadelfia. 
 
Le debemos a estos héroes el mayor de los respetos por defender nuestra libertad y nuestro estilo de vida estadounidense. Su sacrificio está bordado en cada una de las barras y las estrellas de nuestra bandera”, declaró Trump. “Los tenemos en nuestros corazones y les agradecemos por nuestra libertad mientras permanecemos de pie orgullosos para escuchar el himno nacional”. 
 
 
El presidente ha censurado a los jugadores de la NFL que, en ejercicio de su derecho a la libertad de expresión, se hincan cuando se interpreta el himno nacional en protesta por lo que consideran es un trato injusto de la policía hacia las minorías. Trump dice que ese gesto es una falta de respeto a los miembros de las fuerzas armadas, y ha censurado a la liga y a los dueños de los equipos por permitir que los jugadores continúen hincándose. 
 
Trump ofreció una fiesta para ver el Super Bowl en su club privado de golf en West Palm Beach, Florida. Él y la primera dama Melania Trump arribaron poco antes de que comenzara el encuentro. A su llegada, la Banda Musical de la Universidad Atlantic en Florida ejecutó “Hail to the Chief”, “Boogie Wonderland” y “Shut Up and Dance”. 
 
El mandatario les agradeció a los miembros de la banda por un “gran trabajo” y los elogió por su “gran talento” antes de ingresar al club. 
 
El presidente se abstuvo de precisar a qué equipo apoya. Durante la semana Trump evadió la pregunta que le hicieron en la Casa Blanca de cuál era su equipo favorito, y respondió: “es mejor que no me involucre”. 
 
Sin embargo, el mandatario tiene buena amistad con el dueño de los Patriots, Bob Kraft. Trump dijo que Kraft le telefoneó en diciembre cuando se disponía a promulgar el plan de reducciones impositivas para decirle que la iniciativa fiscal era “increíble”. 
 
El presidente pasó el fin de semana en su mansión en Palm Beach, Florida. Tenía previsto regresar a la Casa Blanca el domingo en la noche. 
No dejes de leer