Unesco actualiza su manual de educación sexual para jóvenes y niños

Libro de Unesco.
Sobre el VIH, la Unesco alertó de que sólo el 34 % de los niños y adolescentes tienen conocimientos precisos al respecto. Foto/Cortesía
ETIQUETAS:
| | | | | | | | |
Por: París, Francia/EFE
[email protected] | @DiaaDiaPa
Miércoles 10 de enero de 2018 11:45 AM
La Unesco publicó hoy una actualización del manual “Orientaciones técnicas internacionales sobre educación en sexualidad” en la que pide formar a los niños y adolescentes para combatir más eficazmente el virus del sida, la violencia de género y el embarazo precoz.
 
El documento, publicado por primera vez en 2009, revisa los nuevos desafíos de la educación sexual, como los derivados del acceso a internet.
 
Para la directora general de la Unesco, las francesa Audrey Azoulay, esta nueva versión está basada en “pruebas científicas” y diseñada para apoyar a los países en la implementación de “programas adaptados a sus contextos.”
 
Azoulay recordó, además, que una correcta educación sexual complementa la defensa de los Derechos Humanos y la igualdad de género.
 
El manual “Orientaciones técnicas internacionales sobre educación en sexualidad” tiene como meta ayudar a los legisladores a diseñar planes de estudio precisos y adaptados a los alumnos de 5 a 18 años de edad.
 
El organismo señaló “la necesidad urgente de educación sexual de calidad” para atajar problemas como la violencia de género, el embarazo precoz, las enfermedades de transmisión sexual, el VIH y el sida.
Para tener en cuenta
Sobre el VIH, la Unesco alertó de que sólo el 34 % de los niños y adolescentes tienen conocimientos precisos al respecto.
 
Asimismo, el organismo de la ONU para la Educación la Ciencia y la Cultura urgió a “complementar y contrarrestar el gran número de material de diversa calidad al que tienen acceso los jóvenes en internet” y a combatir “los casos cada vez más frecuentes de acoso cibernético.”
 
No es un incentivo al libertinaje
La Unesco defendió la educación sexual, dentro o fuera de la escuela, y aclaró que impartirla “no aumenta la actividad sexual, ni los comportamientos sexuales considerados de riesgo, ni el número de contagios de enfermedades de transmisión sexual, como el sida.”
 
Además, aseguró que los programas de abstinencia total “no evitan la precocidad sexual entre los jóvenes y tampoco reducen la frecuencia de las relaciones sexuales ni el número de parejas.” 
No dejes de leer