Por:
Viola Guevara -
| |
Miércoles 07 de diciembre de 2011 08:22 PM

¿Para dónde vas?, ¿a qué hora llegas?, ¿con quién vas?, ¿dónde estás?, "aunque tengas 40 años, siempre seguirás siendo mi hija y mi bebé, así que no refunfuñes", ¿les parece conocidas este tipo de preguntas?... son los clásicos cuestionamientos que hacen las madres. Y no me van a negar que en algún momento de sus vidas no se desesperaron y hasta alguna vez botaron la expresión "jooo, mi mamá sí es intensa".

Pero hoy, en este día tan especial, puedo decir que gracias a esa intensidad, a esa preocupación innata, hoy día soy quien soy, y se lo debo a mi madre. Las madres son de todo. Son amigas; porque de adolescentes, son las que en su mayoría nos llevan a los 15 años y nos van a recoger, a su vez arquitectas porque para que puedas llevar esa maqueta de los planetas del universo o del día del ambiente, se sienta contigo en el piso a pintar papel, cortar cartón y demás. También son maestras, porque cuando no entendemos esa lección de Ciencias se transforman en la doble versión de la que tenemos en la escuela. Son enfermeras; o ya no recuerdan quién era esa que se quedaba cuidando el sueño y se trasnochaba toda una madrugada por ese resfriado que nos atacó y encima al día siguiente el desayuno estaba listo para ti.

Quiero felicitar a todos esos seres que no les importa dejar de comprarse algo para ellas y darles a sus hijos lo que necesitan, esa que todos los días sin importar los refunfuños de los hijos está pendiente de ellos y antes de salir de la casa les da la bendición, les diré como me dice mi mamá todos los días que salgo para el trabajo: "Dios me las bendiga, me las guíe, me les dé sabiduría, me las lleve y me las traiga de regreso con bien. "Feliz día a todas las madres, en especial a Enid May Gallimore y a todas mis amigas que celebran su primer año como madres.

No dejes de leer