Aquellos que tienen la piel oscura o son negros, su sistema crea tal cantidad de melanina que hace a la piel más fuerte, más resistente. Sin embargo, esto no significa que estén libres de riesgo de cáncer de piel.
Por:
-
| |
Domingo 28 de abril de 2013 01:35 AM
Dr. Gaspar Aramis Da Costa Foster

Orgullosamente soy negra y me gusta tomar sol para broncearme. Mi esposo me dice que me dará un cáncer de piel. Yo le digo que a los negros no les da ese cáncer. Estoy en lo cierto, ¿verdad?

Realmente, no. El color de la piel puede variar desde blanco rosáceo a tonos casi negros. En general, las personas cuyos antepasados vivían en regiones soleadas tienen la piel más oscura que aquellos cuyos antepasados vivían en regiones con menos luz solar.

Es cierto que una piel oscura protege al individuo del cáncer de piel, es decir, las mutaciones en las células de la piel inducidas por la luz ultravioleta. Las personas de piel clara tienen una probabilidad unas diez veces mayor de morir por cáncer de piel bajo las mismas condiciones de luz solar. En dermatología, los expertos hablan de seis fototipos o tipos de piel clasificados según su resistencia a la luz solar, en los tipos I y II se situarían los albinos y aquellas personas muy blancas que no se ponen morenas, sino directamente rojas si están más de un cuarto de hora expuestas al sol sin protección, siendo muy común que se quemen. En el otro extremo están las personas morenas o, directamente, las personas negras.

En el caso de aquellos que tienen la piel oscura o son negros su sistema crea tal cantidad de melanina que hace a la piel más fuerte, más resistente, a los rayos ultravioletas; sin embargo, esto no significa que estén libres de riesgo de cáncer de piel. Cuando son mayores, si no se han protegido y han pasado muchas horas al sol, como usted, puedan desarrollar melanomas o carcinomas de piel. En el caso de gente de raza negra se triplica la posibilidad de ser diagnosticado con melanoma cuando el cáncer está más avanzado, y en los hispanos de piel oscura, es dos veces mayor, según un estudio de revista “Archives of Dermatology”, que analizó 1,690 casos de melanoma presentados en el condado Miami-Dade desde 1997 hasta 2002. Cuando se diagnostica el melanoma en casos avanzados, por lo general se reduce considerablemente la sobrevida.

En conclusión, ser negro no evita la posibilidad del cáncer de piel. Todos debemos cuidarnos.

Como parte del cuidado de la piel es importante protegerse de la radiación ultravioleta (UV) durante todo el año. Se pueden recibir los rayos UV hasta en días nublados, además estos se reflejan desde superficies como el agua, el cemento y la arena. Los rayos ultravioleta del sol pueden afectar la piel en tan solo 15 minutos. Algunos métodos sencillos para protegerse de los UV incluyen: quedarse en la sombra, en especial, durante las horas del mediodía, use ropa para proteger la piel expuesta (una camiseta mojada ofrece mucha menor protección contra la radiación UV que una seca, las camisas de mangas largas y los pantalones largos holgados fabricados con una tela de tejido cerrado le ofrecen la mejor protección contra los rayos UV, los colores oscuros pueden ofrecer más protección que los claros).

Usar sombrero de ala ancha para cubrirse la cara, la cabeza, las orejas y el cuello. Si usa una gorra de béisbol, protéjase las orejas y la nuca con prendas que cubran esas áreas, aplicándose un filtro solar de por lo menos 15 FPS o permaneciendo en la sombra.

Utilice gafas de sol que envuelvan el rostro y que en lo posible bloqueen el 100% de los rayos UVA y UVB. Las gafas de sol protegen los ojos de los rayos UV y reducen el riesgo de contraer cataratas. También protegen la piel delicada alrededor de los ojos. Las gafas de sol que protegen los lados de la cara son mejores porque impiden que los rayos UV entren por ahí.

Use filtro solar con factor de protección solar (FPS) 15 o más alto y con protección para ambos rayos UVA y UVB.

Aplíquese filtro solar antes de salir al aire libre, incluso en días algo nublados o frescos. No se olvide de aplicar una capa gruesa de filtro en todas las áreas expuestas de la piel. Pídale a alguien que le ayude a aplicarse el filtro en áreas difíciles de alcanzar como la espalda. Cada filtro solar posee un número de factor de protección solar o FPS, que indica el nivel de protección que el producto proporciona al bloquear los rayos UV. Mientras más alto sea el número, mayor será la protección. Se debe usar un filtro solar con por lo menos FPS 15.

Como la efectividad del filtro solar es temporal, debe reaplicarse si permanece en el sol por más de dos horas, y después de nadar o sudar. Algunos maquillajes y bálsamos labiales contienen algunas de las mismas sustancias químicas usadas en los filtros solares. Si no tienen por lo menos FPS 15, no los use sin ponerse filtro solar. Mayo es el mes para la prevención del Cáncer de Piel en Panamá.

No dejes de leer