Hay cementerios ubicados en áreas donde la inseguridad impide que los deudos visiten las tumbas de sus difuntos. archivo
Por:
|
Jueves 31 de octubre de 2013 09:42 PM
Odalis Orozco [email protected]

En los refrigeradores de la morgue del Hospital Santo Tomás y del Ministerio Público, los cadáveres esperan a ser identificados por sus familiares.

Cada tres meses, el Ministerio Público solicita al Municipio de Panamá espacio en el cementerio de Utivé para poder dar sepultura en fosas comunes a cadáveres sin reclamar. Miriam Marín, subgerente de Empresas Municipales, explicó que la última vez que se abrió la fosa común fueron enterrados 25 cuerpos.

La cifra puede variar, al quedarse sin espacio las morgues, tanto del Santo Tomás como la del Ministerio Público, que tienen que proceder a enterrar los cadáveres luego de realizadas las diligencias judiciales.

A estas personas nadie las llorará ni las recordarán mientras limpian o colocan flores en su sepulcro mañana, Día de los Difuntos. Lo cierto es que estarán en la fosa acompañados con otros cuerpos olvidados.

Estos se diferencia de otros difuntos olvidados que, aunque fueron enterrados con misa, ceremonia y llantos, después de unos años, como reza el refrán “el muerto al hoyo y el vivo al bollo”, porque nadie se acuerda de pagar el espacio en el cementerio, como tampoco de atender sus sepulturas.

Marín dio a conocer que la morosidad total de los ocho cementerios que maneja el Municipio de Panamá asciende a 800,000 dólares. Agregó que se dan facilidades de pago para bajar la morosidad en seis meses. Para hacerlo, llaman a los familiares mediante el “call center” del Municipio. En estos casos, siempre hay quienes responden.

El contrato de entierro es por un periodo de 3 años en fosas y 4 en bóvedas. Vencido este periodo, dicho contrato podrá ser prorrogado por el término de 2 años; luego de ese tiempo la persona deberá trasladar los restos a los osarios o donde lo estime conveniente.

En cuanto a la seguridad, solo el cementerio de Juan Díaz la tiene las 24 horas; los otros quedan en zonas rojas y se cierran en las noches.

No dejes de leer