"Actualmente, sin Parra, el grupo está más unido que nunca. Primer equipo y reservas se sienten relajados. Se ha conformado un grupo muy fuerte, muestra de ello el último triunfo 3-1 sobre el Chorrillo".
Por:
-
| |
Miércoles 02 de abril de 2014 10:57 PM
Víctor Bárcenas / Víctor Bárcenas
8
  • puntos tenía Río Abajo cuando Parra abandonó el banco, hoy tienen 19.
5.°
  • lugar de la tabla de Clausura ocupa Río Abajo.
9
  • goles marcó Río Abajo en las últimas 5 fechas.

La evolución en el juego del Río Abajo FC ha sido más que evidente en las últimas fechas del Clausura 2014 de la LPF.

Tres triunfos y dos empates en las cinco últimas jornadas dan fe de que esto ha sido así. Casualmente, esta serie de buenos resultados para los del “River Down” llegaron después de la renuncia de Richard Parra, quien tomó las riendas del equipo al inicio de la campaña con la intención de rescatarlo del descenso. Evidentemente con resultados pocos satisfactorios.

Desde entonces, Juan Pablo Lopera se hizo cargo del banco de Río Abajo y están de vuelta en la pelea. Los "diablos rojos" (28 puntos) se han puesto a cinco unidades del Chepo (33 puntos) en la batalla por mantener la categoría y son quintos del Clausura (con 19). Pueden oler la clasificación a las semifinales cuando solo faltan cinco fechas para cerrar la ronda regular.

Desde la intimidad del conjunto capitalino se corre la voz de que el problema del equipo al principio de la campaña había sido Parra. Se comenta a todo pulmón que el estratega colombiano sobrepresionaba a los jugadores y no les ofrecía la confianza necesaria para rendir al máximo.

"Actualmente, sin Parra, el grupo está más unido que nunca. Primer equipo y reservas se sienten relajados". Se dice, que tanto era la incomodidad de los miembros de Río Abajo con Parra, que incluso se llegó a decir que "Parra era un cáncer" para la dirigencia de Río Abajo.

Cuenta una fuente de entero crédito que ahora con Lopera al mando "ha conformado un grupo muy fuerte, muestra de ello el último triunfo 3-1 sobre el Chorrillo, un equipo que venía de seis victorias al hilo".

"Lo único bueno que dejó Parra fue la recomendación de Lopera, quien fue su asistente", continuó contando nuestro informante. "La mayoría de los jugadores coinciden en que Parra era el problema, que no los dejaba jugar, que los presionaba mucho".

Lo que se viene. Antes de pensar en las semifinales del Clausura 2014, Río Abajo tiene que pensar en salvar la categoría, para ello debe mantener el paso y probar que esta buena racha no es una casualidad. Lopera y sus pupilos tienen un choque crucial el sábado ante Alianza, y tienen prohibido fallar.

No dejes de leer