Por:
-
| |
Jueves 08 de mayo de 2014 09:53 PM
/
  • A algunos se les saldrá el cobre en pantalla y a otros el aluminio.

Usted que me lee transpórtese. Busque un foco rojo. Encienda una vela…Voy a jugar a ser el Macumbero Mayor y compartirles mis pronósticos de lo que veremos prontito en diferentes medios. Ya mezclé mis pócimas, encendí mis velas de café e incienso comprados en Sol de la India, trapeé con líquido olor a labanda, mezclé mis hierbas y esto es lo que me dicen mis años analizando televisión, perdón, esto es lo que me dicen las cartas televisivas.

Ya pasó lo duro de la campaña electoral. Ya los diarios, radios y televisoras quemaron sus cartuchos –bien o mal- los primeros meses de este año donde demostraron de lo que son capaces –todos- a la hora de defender sus causas e intereses. Los primeros cuatro meses del 2014 fueron de las áreas de noticias y ahora, lo que resta del año, le corresponde a las áreas de producción nacional y deportes.

Este año, por donde se mire, es un año redondo. Un año donde se muece mucho dinero. Primero por la campaña política y luego por el Mundial de Fútbol por lo que no hay excusa para ver al aire mamarrachadas de prepuestos miserables ni contenidos huecos. Suficiente dinero entró a los medios –todos-, pero sobre todo en televisión, en los primeros meses del año para que se hagan cosas dignas y dejemos de ver televisión que no solo tiene mal contenido, sino que al aire se ven de miseria.

En las próximas semanas veremos de todo. Antes del mundial, por ejemplo, veremos salir a talentos de noticias de diferentes televisoras a ocupar –parece bien ganado- oficinas de relaciones públicas del nuevo gobierno. Igual que pasó con el gobierno que pronto se va. Veremos también, como ya hemos visto, a varios regresar a sus diferentes casas, dejando en evidencia -los que regresan y los que se van- el poco conocimiento que existe sobre periodismo y la diferencia entre ser un relacionista público y un periodista. Yo no los critico ni los juzgo –dicen las cartas-, pero que no vengan ahora con eso de que “hacían periodismo en oficinas de información” porque eso es mentir. Las oficinas de información y relaciones públicas se hacen relaciones públicas e información “bonita” de la autoridad o de la institución. No hacen periodismo.

También veremos un atropello –otro- visual ahora de publicidad por el mundial y de promocionales de las cadenas de televisión peleándose la audiencia amante del fútbol. Solo tendrá que encender la televisión y verá a narradores y comentaristas que se creen técnicos de selecciones criticar o alabar, según su expertise cual gurús, cada uno de los partidos. A algunos se les saldrá el cobre en pantalla y a otros el aluminio cuando vean a “sus equipos” jugar. Serán fanáticos de closet…pero fuera del closet y en televisión nacional. Otros serán enviados a Brasil a enviar notas de color y lo que más envían son sus fotos cual fanáticos a sus cuentas en redes sociales.

Veo que ya se están cocinando espacios conducidos por damas curvilineas y pechugonas –con nulo conocimiento de fútbol- para que hablen dizque de esta disciplina y se centren en las piernas de los futbolistas, en sus novias, sus chismes, en si están guapos o no los jugares de una selección u otra mientras la audiencia varonil se centra en lo que ellas enseñen.

Es más, tampoco dudo que extalentos frustrados de la televisión, sí, esos mismos que nadie quiere en ningún canal, activen sus cañones para criticar, cuestionar, descalificar o crearse pleque-pleques en twitter en contra de los que sí están al aire y sobre todo de los talentos jóvenes que han surgido más rápido que ellos.

Aunque veo un panorama más pacífico que el electoral, no dudo que producciones nacionales sin sentido saldrán al aire en nombre del mundial, que las “noticias importantes” sobre esta fiesta futbolística serán “los bares donde la gente ve el partido o por qué equipo van los asistentes” y que en los programas de entretenimiento diarios y de los fines de semana, veremos pan de lo mismo. Golearán a la audiencia. Compre 04, arrópese con 09 y enjuáguese con 21.

No dejes de leer