Por:
-
| |
Martes 09 de septiembre de 2014 11:19 PM
  • Hasta para hacer show de pleque-pleque, se tiene que hacer bien y con clase.

Si usted cree que los jurados de ‘Tu Cara Me Suena’ son los únicos que buscan como figurar más que los participantes, pues se equivoca. En su canal competidor, Telemetro, también hay para comer ahí, para llevar y hasta para convertir en cajita feliz, con regalito incluido.

Independientemente de que me mantengo en que es un error y una injusticia que “pelaos” con experiencia en exposición en televisión por haber participado en otros shows similares compitan en evidente ventaja con los que no, sigo creyendo que ese es un show en positivo que aplaudo por diferente y porque intenta, por lo menos en Panamá, rescatar un género musical importante; porque le recuerda a muchos jóvenes que existe algo más que esa cosa tan horrenda que se llama ‘perreo’ y se enseña con los reportajes de históricos sobre la salsa; pero hay cosas que están saliendo al aire que yo no comprendo y que evidentemente deslucen no solo el show, también el nombre de cierta gente que en él participa.

Y es que gústele a quien le guste, ‘Pelaos con Salsa’ es, en su forma y en su fondo, la producción más sana de todo Telemetro. Al que le guste el género salsa, puede verlo de inicio a fin, disfrutarlo y al que no, también. Pueda que les guste o que no les guste cómo cantan e interpretan algunos de sus participantes, pero de que son dos horas de televisión sana, lo son. Ahí no andan explotando las miserias ni necesidades de nadie y, cuando han presentado reportajes humanos sobre la vida de los participante, lo han hecho con mucho cuidado y respetándoles su dignidad.

Basándome en eso, no entiendo esa “estrategia” de la producción y de dos de los jurados en crear una situación evidentemente innecesaria.

Es verdad que los realitys donde hay jurado requieren de un cuerpo de supuestos expertos que “representen” supuestamente diferentes roles. Entiéndase el jurado cariñoso, el jurado medio pendejo, el jurado más rudo y el más temido. Eso pasa en todos los realitys desde American Idol, pasando por La Academia, Nuestra Belleza Latina, Protagonistas de Nuestra Tele y terminando por Vive La Música. Este juego de roles, en los realitys planeados, el libreto incluye además de que algu nos sean algo rudos con los participantes, que dizque generen polémica entre ellos por sus opiniones.

El tema es que de todos los realitys de este país, ‘Pelaos con Salsa’, por lo menos en su primera emisión, fue redondo. Tenían un participante fuerte (Natanael), muy carismático y que además ganó y todo el mundo feliz, un jurado –guste o no- balanceado y algo extravagante que a diferencia de otros shows jugó su papel de críticos de lo que se presentaba en el escenario y nunca quisieron sobresalir más que los participantes y el ser una propuesta innovadora, resultó un éxito.

Conociendo eso, no entiendo qué carajos buscan los Sres. Moisés Rodríguez y Dino Nugent con ese “dizque” roce que tienen desde hace unas semanas por sus críticas y calificaciones. ¿Quién se va a atrever a decirles en esa producción que esa ‘dizque’ diferencia entre ellos ni ayuda ni aporta y sí resta mucho al show? ¿Quién y cuándo en esa producción le van a decir que son unos desubicados y que no son ellos más importantes que los participantes?

¿Usted observó –en la última gala- la cara del Sr. Rodríguez cada vez que el Sr. Nugent calificaba? ¿Usted observó cómo el Sr. Nugent casi siempre y mágicamente, tumbaba con su calificación la apreciación del Sr. Rodríguez? ¿Usted vio esa ridiculez del Sr. Nugent de 'tirarles' a sus competidores de TVN con eso de que “ahí sí se canta con orquesta en directo”? Aunque sea cierto, ¿eso es profesional? ¡No! Ridículo, sí.

Lo lamento, pero una cosa es que haya diferencia de opiniones y un debate de altura que aporte entre unos críticos y que de él la audiencia aprenda por interesante y otra cosa muy diferente es que se haga o quiera generarse un ‘pleque-pleque’, a todas luces fuera de lugar, por supuestas descalificaciones entre ellos.

La producción del show debe exigirles profesionalismo. Que mantengan la altura que hasta hoy, independientemente si gustan las calificaciones o no, han manejado. Que jueguen su rol. No permitan que dañen un buen proyecto. No hay necesidad. Los jurados deben comprender que hasta para hacer show de pleque-pleque, se tiene que hacer bien y con clase. Que se debe ver de altura, fino e inteligente para que la audiencia aplauda un intercambio de opiniones de conocimientos no de figureo innecesario. Parecen dos protagonistas de un barrio limoso esperando llevar al otro a la corregiduría porque se miraron mal. ¡Los pelaos parecen ellos!

No dejes de leer