Por:
|
Miércoles 10 de diciembre de 2014 07:52 AM
Dr. Iván Antonio Wilson

Antes de caminar, el bebé debe utilizar calcetines o zapatos tipo pantuflas.

El pie de un niño está en continuo crecimiento y formación y la elección del calzado es importante para favorecer su correcto desarrollo.

En un inicio, el caminar descalzo le ayudará a incrementar la fuerza y la coordinación de sus piernas y pies. Cuando los bebés comienzan a sostener el peso de su cuerpo, usan los dedos de los pies para aferrarse al suelo y a aprender a equilibrarse mejor, lo cual se favorece sin zapatos. Generalmente resbalan cuando los usan.

En ocasiones especiales, si se utilizan zapatos para los bebés, no deben estar demasiado apretados y no se les debe dejar puestos por mucho tiempo.

A la hora de elegir los primeros calzados, debe cumplir con ciertas características que no causen molestias al bebé, sean confortables y no limiten su deambulación ni el adecuado desarrollo de los pies.

Cuando el niño aprende a dar sus primeros pasos, tiende a caminar con las piernas un poco abiertas (base de sustentación amplia), como robots, para mantener el equilibrio y no caerse. La mayoría de las veces, esto lo logra caminando descalzo.

No dejes de leer