Por: L. Machuca/ Y. Domínguez
|
Domingo 15 de febrero de 2015 12:00 AM

Las dos mujeres que pusieron a sus niñas de cinco años a pelear y que al mediodía del viernes fueron localizadas en la isla San Cristóbal, en Bocas del Toro, continúan retenidas en la estación policial de Changuinola.

Se espera que la fiscalía determine la detención preventiva, según informó una fuente confiable.

La noche del viernes, el padre de una de las niñas compareció al despacho de la fiscal superior en Changuinola; luego de una hora, abandonó el lugar para regresar a San Cristóbal, donde le esperaban otros cinco niños hermanos de la pequeña obligada a enfrentarse a golpes con su prima, video que se difundió en redes sociales.

Faustino Georget Sánchez dijo que supo de lo ocurrido hasta el 26 de enero (un día después), cuando regresó a casa tras trabajar en otro pueblo.

Afirmó que se sintió muy molesto y hasta le dieron ganas de agredir a su mujer, pero no lo hizo porque sabe que iba a ir preso. Le compró una galleta y una soda a su hija y se puso a llorar con ella.

Sánchez negó que lo actuado sea una tradición de su pueblo, sostuvo que eso en algún tiempo existió, pero actualmente nadie permite eso. Aseguró que ninguna de las niñas quedó con cicatrices ni golpes.

Aclaró que esperará lo que digan las autoridades, que son quienes decidirán qué pasará con su familia.

La Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia informó que se harán cargo de la alimentación y cubrirán todas las necesidades de las infantes, quienes estarán bajo la protección de la entidad, mientras se hagan las investigaciones. Ambas están en buen estado de salud.

No dejes de leer