El anteproyecto de ley conocido como ‘Antipiropo’ escarba en el tema del acoso en todas sus manifestaciones.
Por: Brenda Ducreux ([email protected])
|
Miércoles 25 de febrero de 2015 12:00 AM

@b_ducreux

Lo que puede empezar como un piropo podría terminar en una falta de respeto, incluso en acoso, esta situación la viven a diario mujeres, jóvenes y estudiantes.

Samanta Gómez es una joven bien parecida de grandes ojos y cuerpo escultural, ella debe lidiar a diario con insultos verbales e insinuaciones que pasan de lo bonito a lo desagradable.

“Puedo estar en el supermercado, en la calle o en los buses y ser acosada sexualmente”, aseguró.

Con el anteproyecto de ley 177 presentado el 12 de febrero por la diputada Ana Matilde Gómez, se buscará erradicar y proteger de estas faltas, que sufren más mujeres que hombres.

Jennifer Delgado, directora de Protección de los Derechos de las Mujeres, de la Defensoría del Pueblo de Panamá, explicó que el acoso en sus diferentes géneros (acoso verbal, callejero, escolar) es una forma de violencia invisibilizada, es decir, que nadie reconoce.

Por esta razón, aseguró que defienden el anteproyecto, ya que entran medidas de sensibilización y prevención para que las personas conozcan sus derechos y así se puedan defender.

Agregó que estarán analizando el pliego de peticiones para dar sus recomendaciones al respecto.

Afirmó que el acoso es una forma de violencia, pero nadie lo reconoce.

Por su parte, Lorena González, presidenta del Foro Nacional de Mujeres de Partidos Políticos, manifestó que siempre ha habido tipos de acoso sexual, visual, verbal, incluso cibernético, por lo que cree que es preciso que haya prevención, educación y, sobre todo, sensibilizar a las personas.

Los expertos entrevistados se preguntan cómo se ejercerá la ley de aprobarse este anteproyecto, por ejemplo si una mujer es acosada en un bus, en la calle o entre otros lugares.

 

 

No dejes de leer