Por:
-
| |
Lunes 06 de julio de 2015 12:00 AM

Terminaron los primeros seis meses de este año y, lo lamento pero ni las pantallas del grupo Nex, ni TVN ni las pantallas de Medcom han sorprendido a la audiencia ni con contenidos ni con proyectos especiales ni son shows nuevos que nos hagan creer que los próximos seis meses del año serán diferentes.
Honestamente después de analizar cada pantalla como un todo, tengo que admitir que me dio tanta pereza hacer mi evaluación semestral del año porque en cuanto a contenido, solo hemos sido víctimas de un bombardeo de información tóxica, información bruta, información porquería que va desde lucrar con la vida privada de la gente, pasando por información noticiosa muy pobre y terminando por cero creatividad por parte de los llamados, o mal llamados, productores de televisión nacional.
Y es que si usted analiza sin las pasiones de fanático empedernido de un canal u otro, ni hay contenido nuevo que a uno le invite a verlos ni hay contenido viejo renovado que a uno le dé esperanza de que algo bueno va a salir de ahí ni hay talentos nuevos con capacidades más allá de enseñar su cuerpo.
A los nuevos talentos, les estamos diciendo que enseñar su cuerpo, hablar de la vida de los demás, sacar información en noticias repetidas o hablar vulgaridades e interpretar a mariquitas en televisión, es lo mejor que pueden hacer.  Es la televisión de hoy.
Mientras que la televisión de otros países se reinventan, aquí no pasa nada. No hay en Nex absolutamente nada nuevo que uno diga, ¡wao al fin despertaron!  No hay en TVN absolutamente nada nuevo que uno diga, ¡wao vienen con todo! No hay en Telemetro absolutamente nada nuevo que uno diga, ¡wao qué buena producción! Pero saben qué es lo peor, que ni en Canal 5 ni en Sertv ni en Hosanna ni en Plus 35 ni MallTV –que son canales alternativos de televisión abierta- ni siquiera en RPC hay un solo show nuevo que uno tenga la obligación de verlo por bueno, por inteligente, por divertido o por entretenido.
Sí, se han “refrescado” algunos productos con sus nuevas temporadas, pero ni eso invita a verlos como un contenido nuevo porque todos, aunque algunos creativos, siguen en la zona de confort de sus formatos y las pantallas como un todo se ven aburridas, se ven monótonas, lineales, planas, sin ritmo, sin vida, ¡no sorprenden!
Es lamentable, patético y triste que a medio año no tengamos un solo show en ninguna pantalla que uno como audiencia sienta la obligación de verlo, la necesidad de no perdérselo por bueno como pasaba años atrás. Y no es que uno se quedó con la televisión “vieja” o que uno como crítico no quiera una televisión moderna, no es eso. Lo que uno aspira es a tener una televisión vanguardista, acorde a los tiempos, pero con contenido que realmente divierta, eduque y entretenga.   Antes era una obligación ver ‘Edición Especial’ con Mayín Correa porque lo que salía ahí no lo tenía nadie. Uno tenía una cita diaria con ‘Entre Nosotros’ con Maribel Cuervo de Paredes porque cada show aportada contenido inteligente.  Era de rigor ver los lunes ‘Primer Plano’ con Annette Clement y su equipo de periodistas de lujo o los jueves ‘En Exclusiva’ con Juan Francisco Galdámez porque era periodismo puro, responsable, serio y de muy alto nivel. Era obligación ver ‘Los  Grandes de La Música’, ‘Al Ritmo de las Estrellas’, ‘+Musik’ o ‘En Grande’ los fines de semana porque no había video que se estrenara en el mundo que ellos no presentaran.  No había forma de perderse ‘En Estreno’ con Aldo Stagnaro y Ana Gabriela Delgado si uno quería estar enterado de lo último del mundo de los actores y actrices, pero sobre su arte-talento, no sus chismes…y puedo mencionarles un montón de programas más. Todos estos shows se reinventaban semana tras semanas con grabaciones en exteriores aquí y fuera del país, con sus contenidos, con sus invitados, hasta en la forma de presentarlos por parte de sus talentos.
Los que conocen de televisión de verdad, no esos “culicagados” que se creen “expertos” ahora en televisión porque tienen o producen o presentan un programucho, saben que las grandes cadenas están retornando a su esencia sin dejar de hacer televisión moderna.  Están rescatando shows insignias, pero produciéndolos con la modernidad de estos tiempos para mantener la lealtad de las audiencias de antes, con las de ahora y consolidar marca. Eso es la televisión exitosa de hoy.  Sé de lo que escribo porque acabo de regresar de Argentina de un encuentro internacional sobre el tema y donde fui uno de los panelistas invitados.
Ahora, para esta evaluación quiero ser justo con una pantalla que estos seis primeros meses del año me sigue sorprendiendo por atrevida y arriesgada.  Esa es TVMax  que en lo que va de este 2015 –en deportes- ha presentado propuestas interesantes de disciplinas alternas más allá del fútbol y el béisbol que merecen aplausos; excepto ellos, todo lo demás es pan de lo mismo. Puras pantallas Ni-Ni: Ni presentan nada nuevo ni presentan nada sorprendente.  Por mí tienen en lo que va del año, un 2.5 para que rehabiliten.       
 

No dejes de leer