Por:
Yanelis Domínguez -
[email protected] | @YanelisDD |
Lunes 14 de septiembre de 2015 07:00 AM

Si quieres ver un enjambre de bien cuida'os en Panamá, solo basta con pasar por   Bella Vista, El Cangrejo, Calle 50, Casco Viejo  ,   Calle Uruguay y el Parque Porras; pues en estos sitios,  las propinas según ellos son mejores.

Manuel,  alias “Peque”, es un joven de 29 años  y  lleva dos años cuidando carros en Calle Uruguay. Él trabaja cerca de la discoteca Mystik y aseguró que, a pesar de que cuida autos  de día y de noche, las mejores ganancias  son en horas nocturnas, pues allí logra hacerse  $90.00, y  son los extranjeros quienes dan mejores propinas.

Él ha escuchado de quejas de algunos dueños  de vehículos quienes  aseguran que les piden una cuota estable por el cuidado del carro, pero aseguró que ellos no están de acuerdo con esto, pues la persona debe dar lo que le nazca.

Conos y cajas
Para “Paquito”, quien   prefiere ser llamado así, el tema de poner conos en la calle es solo por delimitar territorio, no es justo que después de trabajar por 10 años en un sitio, llegue otro y quiera hacer su negocio allí también, debe existir respeto.

Si la persona que llega quiere quitarlo, puede hacerlo, pues ninguno es dueño del lugar, pero ellos prefieren verse como un servicio y no un obstáculo.
Tienen fecha de cumpleaños

La Ley N.º 6 de 7 de febrero de 2006, que reglamenta el ordenamiento territorial para el desarrollo urbano, en su artículo 27 establece: “Es deber del Estado velar por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al uso común, el cual prevalece sobre el interés particular”.  Basado en esa ley, el  alcalde del Municipio de Panamá,  José Blandón, aseguró que estas personas tienen los días contados.

Blandón explicó que ellos no van a ser reprimidos a la fuerza, pero sí están preparando un censo para comenzar con el área de San Felipe. Lo primero será captarlos y luego  inducirlos a talleres o capacitaciones que les pueda servir para integrarlos al campo laboral.

No  existirá ningún tipo de negociación con ellos, ya que el oficio no tiene ninguna función y lo que hace es provocar polémica entre los ciudadanos.
 Se les darán todas las oportunidades y se hará un diálogo  con empresas privadas para que sean recibidos, pero el que no acepte,  entonces tendrá que lidiar con las consecuencias.
Temen hablar

Los que muchos conocían como  la Asociación de Bares, Discotecas y Clubes de Panamá, dejó de existir desde la creación de la “Ley  zanahoria” en Panamá, razón que  mantiene a estos dueños de locales apáticos al momento de expresar una opinión sobre estos asuntos.

De forma extraoficial, aseguran que no solo los bien cuida'os están arruinando la vida nocturna en Panamá, sino que no hay  leyes que los apoyen, acusan a estos individuos de tornarse violentos cuando los dueños de vehículos les ponen alguna queja e incluso han agredido a los propios duelos de los locales.  Son personas con un vocabulario vulgar que deja muy mal a Panamá frente a los turistas. Aseguró uno de los gerentes al momento  de cerrar  la puerta de su  discoteca.   






 

No dejes de leer