Por:
A.J. Jara -
[email protected] | @diaadiapa |
Domingo 15 de noviembre de 2015 12:00 AM
 
Que alguien cercano al jugador Armando Cooper lo aconseje, ¡por el amor a Dios! Al  parecer, tiene un problema con la lengua, porque no la puede controlar por mucho tiempo.
 
Y es que la noche del pasado viernes, “lo que hizo con la mano lo destruyó con los pies”, haciendo referencia a su espectacular gol de tiro libre y a su declaración a la prensa panameña.
 
Tras finalizar el partido en el que la Selección Mayor de Fútbol de Panamá venció 2-0 a Jamaica, en un cotejo correspondiente a la eliminatoria de la Concacaf, rumbo al Mundial de Rusia 2018, este jugador caracterizado por su rebeldía, rompió el código del silencio con los medios de comunicación, pero no de la mejor manera.
 
“Veníamos haciendo el  trabajo, sabíamos lo que teníamos que hacer. Durante el proceso tuvimos unos resultados no favorables, pero tampoco habíamos perdido”,  comentó Cooper.
 
Agregó lo siguiente: “yo hablo en la cancha,  para eso trabajo y me esfuerzo todos los días, las críticas que se las guarden ellos (afición). Ahora, si quieren que vayan (partido ante Costa Rica), nosotros vamos hacer nuestro trabajo”, expresó.
 
El también jugador del Árabe Unido, que llegó a ser separado de la concentración, no entiende que está jugando para un país y no para un club, por ende, se debe a los fanáticos, y  no existe ni un jugador en el mundo que no haya sido criticado al menos una vez, así que compórtese como un profesional y se más humilde.
 
A diferencia de Cooper, Alberto Quintero, quien anotó el segundo gol para la Roja dijo: “Exhorto a toda la afición de Panamá para que llenen el Rommel, ya lo han visto, estamos comprometidos y vamos a luchar”.
 
El portero José Calderón también hizo un llamado a la hinchada istmeña. “Le pedimos a toda la afición  que nos vaya apoyar el martes, que el equipo está muy unido”.
 
Los dirigidos por el entrenador Hernán “El Bolillo” Gómez medirá fuerzas este martes ante Costa Rica, a partir de las 8:30 p.m., en el estadio Rommel Fernández. 
 
No dejes de leer