Piden a la empresa tomar más en cuenta a los residentes.
Por:
Thays Domínguez -
[email protected] | @ThaysDom |
Sábado 19 de diciembre de 2015 12:00 AM
Con la puerta cerrada deben vivir los residentes de Parita, en  Herrera, debido a la  cantidad de polvo y lodo en las afueras de sus casas, por la construcción del alcantarillado del lugar, que se inició el pasado mes de agosto y que desde entonces mantiene a los moradores prácticamente sitiados.
 
El proyecto, que lleva un 35% de avance, se encuentra en la etapa de colocación de las tuberías necesarias, lo que conlleva el rompimiento de las calles y, por ende, la presencia de  cantidad de polvo, que molesta a los moradores quienes aseguran que además les causan enfermedades respiratorias.
 
Por si fuera poco, los propios residentes denunciaron que la empresa responsable de la obra, Consorcio Parita (Estracos-Joca), no 
ha tomado las precauciones necesarias, lo que ha causando afectaciones en estructuras coloniales, entre ellas el atrio de la iglesia 
de Parita, considerada patrimonio histórico de Panamá.
 
La situación fue confirmada por el alcalde del lugar, José Guillermo Velásquez, quien informó que ha realizado llamados de atención enérgicos a la empresa además de solicitarle tener más cuidado y control en las obras, ya que se trata de un pueblo colonial, con casas que datan de muchos años y deben ser conservadas.
 
“Hace unas semanas hubo un incidente con una retroexcavadora, que lamentablemente golpeó el atrio de la iglesia y le informamos a la empresa que debe haber una mejor coordinación ya que esto nos preocupa”, indicó Velásquez.
 
La preocupación de las autoridades locales y moradores de Parita llegó a conocimiento de la directora general del Idaan, Julia Guardia, quien realizó una visita sorpresiva al proyecto, a principios de esta semana.  
No dejes de leer