Hay usuarios que se muestran reacios a los cambios, por lo que la contratista ha tenido que solicitar apoyo en las corregidurías o la mediación de algunas unidades policiales.
Por: Didier Hernán Gil
[email protected] | @periodistagil
Martes 29 de diciembre de 2015 12:00 AM

En menos de un mes, los usuarios de las 19 zonas pagas, que se encuentran funcionando en la capital, se han visto obligados a experimentar cambios al hacer uso de estas instalaciones.  
 Depositar la basura en su lugar era un de los grandes problemas en este sitio.  
Desde el pasado  15 de noviembre, la empresa Hombres de Blanco (HDB), a cargo del servicio de mantenimiento, vigilancia, recolección de desechos, pintura,  jardinería, entre otras funciones,  empezaron a hacer docencia con los pasajeros.
Esta tarea no ha sido fácil, ya que  entre 500 mil y 600 mil usuarios abordan un metrobús por estas zonas.    
En este lapso y con un personal de 135 colaboradores, distribuidos las 24 horas del día,  la limpieza es notoria e incluso se frenó  el juegavivo de aquellos que ingresaban a las zonas pagas sin pagar, especialmente en horas de la noche.
El gerente general de HDB, Rubén Argüelles,  indicó que ya no se ve tanta basura en el piso, sin embargo, en las 19 zonas pagas se recogen unas cinco toneladas de basura por día.
 Estimó que se recibieron instalaciones vandalizadas desde hace un año, ascensores sin operar e invasión de insectos y alimañas, una total insalubridad  que ya fue controlada.
De acuerdo con Argüelles,  su personal “ha tenido que aguantarse las groserías de la gente porque se les insta a colaborar con el aseo y a practicar los valores”.
Esta situación ha llevado a que en las zonas pagas de Tocumen, Los Andes y El Marañón se cuente con la presencia de la Policía Nacional. En otros casos han tenido que recurrir a la mediación de las corregidurías de cada sector.
Al respecto, el presidente de la fundación Seguridad Ciudadana, Ezequiel Vargas, dijo que esta realidad lleva a concluir que “los panameños somos cochinos”. Añadió que este es un problema de educación, que se agudiza con la eliminación de materias como Educación para el Hogar, Cívica, entre otras.
El contrato de HDB con la Autoridad del Tránsito es por un monto de $1.2 millones.

No dejes de leer