Candy estuvo ayer en la Defensoría del Pueblo.  FOTO: BRENDA DUCREUX
Candy estuvo ayer en la Defensoría del Pueblo.
Por:
Brenda Ducreux -
[email protected] | @b_ducreux |
Viernes 13 de mayo de 2016 12:00 AM

Quizás el 21 de enero del 2015, usted vio en redes sociales a una mujer que dejó a muchos sorprendidos, pues antes de que anunciaran la parada en la estación Vía Argentina del metro, ella se montó al tubo a bailar eróticamente al estilo "table dance".

Se trataba de Ramiro González, quien ayer adquirió su cédula de mujer con el nombre legal de Candy Pamela González Arosemena.

"En ese momento se trataba de una interacción, ya que comparto con otras 'pole dance' de Nueva York, Estados Unidos", recordó la joven de 22 años.

Volviendo al momento actual, Candy, quien refleja una personalidad madura tras un rostro afable y tierno, afirmó que a la edad de tres años ya sentía el deseo de ser mujer. Su infancia fue tranquila, pues tuvo el apoyo de sus familiares. "Gracias a ellos he logrado todo esto".

Candy es chef y bailarina profesional. Desde que tenía 15 años se hacía llamar con este nombre. "Yo tenía una gran confrontación con mi identidad y mi cuerpo porque sentía que no me correspondía", dijo la activista de los derechos humanos de la población transexual.

Lo más difícil que Candy ha visto en este proceso legal es el respeto a la identidad. "Las personas no asimilan ni respetan. Toda la vida he sido una mujer", siguió recalcando.

La joven de rasgos indígenas dijo ser discriminada en entrevistas laborales y cuando hacía trámites legales, estos fueron los motivos que la llevaron a querer cambiarse el nombre, pues este no iba con su físico.

En cuanto a las personas que no respetan su identidad, dijo que al leer algunos comentarios en las redes sociales, notó que son hipócritas, pues dicen ser fieles creyentes en Dios, sin embargo, critican. "Cuando Dios es amor, hay que respetar al prójimo".

Para el padre Rafael Siu, Candy tendrá que enfrentarse a todos los paradigmas de la sociedad, ya que habrá gente que no acepte su decisión.

Candy no especificó si tiene pensando practicar la cirugía de reasignación de sexo, en su caso, de pene a vagina (vaginoplastia), pero sueña con adoptar un bebé.

Mónica Sánchez, representante legal de Candy Pamela, explicó que la ley que se invocó para el cambio de nombre fue el artículo 117 de la Ley 31 de 2006, relacionado con el derecho de modificación del nombre por uso y costumbre. Se presentó el 6 de junio del 2015 ante el Registro Civil de Panamá y la resolución se recibió el 6 de mayo.

En tanto, el presidente de la Asociación de Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá, Ricardo Beteta, explicó que ella dice que es mujer pero no es así: "la niña tiene una confusión grande, ya que no es transexual porque no se ha sometido a una operación de reasignación de sexo. Ella no está operada, solo hormonizada", en este caso sería una transgénero", puntualizó.

* Puede accesar a http://bit.ly/1T9GlH2 para otra entrevista con Candy en nuestra web diaadia.com.pa

  • No descarta la idea de tener un programa de cocina, pues esta es su profesión.
No dejes de leer