Por:
Yanelis Domínguez -
[email protected] | @YanelisDD |
Sábado 09 de julio de 2016 12:00 AM

Dudas, terror, información errada y una gran efervescencia ha causado el polémico Proyecto de ley 61 , por el cual se adoptan políticas públicas de educación integral, atención y promoción de la salud, y las actuales guías de educación sexual del Ministerio de Educación Meduca.

Lo primero, según Luz María Córdoba, directora Nacional Psicoeducativa del Meduca, es entender que las guías mostradas con gráficos fuertes no son de Panamá, de igual forma, dejó claro que estas guías de educación sexual son una cosa y la ley otra.

El contenido de la guías sexuales muestra información de acuerdo con la edad y están fiscalizadas por los especialistas en los niveles de primaria, premedia y media.

"No todo lo que dicen es verdad", aseguró Córdoba, pues ellos actualmente tienen una mesa donde participan diversas autoridades del Gobierno, sociólogos, psicólogos, líderes de diversas iglesias, médicos psiquiatras, padres de familia, y ya todos han opinado y hecho algunos cambios.

Se recalcó que los progenitores también harán aportes para hacer cambios en el documento y que próximamente entregarán el borrador final para ser aprobado por la mesa.

Ley 61

Una invitación a leer la ley y dejar de sacar conclusiones erradas, fue aconsejado por Marta Arias , experta en psicología infantil, pues en todos los artículos se deja claro que los padres deben ser informados de todos los movimientos de sus hijos en materia de sexualidad.

Pero la idea no es compartida por los obispos de Panamá, pues ayer la Conferencia Episcopal de Panamá se pronunció sobre este tema.

La Iglesia siempre ha afirmado que los padres tienen el deber y el derecho de ser los primeros y principales e insustituibles educadores de sus hijos, también en el plano sexual y moral.

Monseñor José Domingo Ulloa dijo que teniendo en cuenta los interrogantes e inquietudes que el proyecto ha suscitado en amplios sectores de la sociedad, es necesario más análisis.


En cuanto a género se negó que se esté pretendiendo aceptar algún tipo de comportamiento sexual, sino lo que se quiere es libertad de los jóvenes y no estereotipar que si son niñas usen rosado y niños celeste.

Padres de familia aducen que meduca se hace el sordo ante preguntas, piden más difusión de la realidad, las guías, los artículos en redes sociales y en las escuelas no que cuando sea aprobada se enteren del contenido.
No dejes de leer