Por: Yanelis Domínguez
[email protected] | @YanelisDD
Jueves 14 de julio de 2016 12:00 AM

El proyecto de ley 61, sobre la educación sexual a los niños y jóvenes panameños, ha dividido el país en dos bandos, pero mientras ellos siguen debatiendo entre lo bueno, lo malo y lo feo del contenido, la deuda en materia de sexualidad lleva siete años en espera.

Ayer, miembros de la Alianza Panameña por la Vida y la Familia y otras agrupaciones, salieron a las calles decididos a evitar que la ley se apruebe; ni la lluvia detuvo a los cientos de católicos, evangélicos y demás grupos que se dieron cita a las 4:00 p.m para alzar su voz en contra del proyecto de ley 61 y las guías de educación sexual.

Gritos, alabanzas, cartelones y hasta una banda musical acompañó a los oponentes de la ley, pero mientras la mayoría se mojó con el fuerte aguacero al defender sus ideales, el reverendo Manuel A. Ruiz, conocido como "Sopla Dios", apoyaba a los hermanos desde su vehículo.

Ruiz, con una seguridad parecida al de un presidente de la República, aseveró que van a velar por los derechos de los niños y toda la sociedad, y que no van a permitir que aprueben la ley.

Mientras que en horas de la mañana, organizaciones de la sociedad civil y otros gremios, aseguraron sentir pena porque algunas personas se han dedicado a difamar la ley y no ofrecen ninguna contrapropuesta.

Nelva Reyes, dirigente de la CGTP, pidió a la ciudadanía que lea las guías, pues es urgente la necesidad de que conozcan sobre el tema y así evitar que aumenten la cifras de embarazos y enfermedades de transmisión sexual.

Freddy Pittí, de "Juntos Decidimos", dijo que están desinformando a los jóvenes y creando conclusiones erradas y eso traerá consecuencias.


Tras una hora de caminar, al final de la ruta que culminó en la Asamblea, se notó la fatiga de adultos mayores y niños.

Rubén De León, presidente de la Asamblea dijo que el proyecto volverá a la comisión de salud para buscar concenso.
  • En la provincia de Chiriquí también marcharon en contra del proyecto de ley 61.
No dejes de leer