Por:
Yanelis Domínguez -
[email protected] | @YanelisDD |
Viernes 16 de septiembre de 2016 12:00 AM

En todo el mundo, la mano del hombre es la principal causante de la afectación de los ecosistemas, y las especies marinas como las tortugas entran en esa lista, pero no todo es negativo, pues hay organizaciones que aún luchan por su protección y conservación.

Jacinto Rodríguez, presidente de la Fundación Agua y Tierra, explicó que ellos ayudan a mantener la reproducción de estas especies, pues es importante vigilar su recorrido en el mar cuando son liberadas porque tienen un gran número de depredadores en la playa. Estos meses son los de más nacimientos en el Pacífico, aseguró Rodríguez.

Según algunos estudios, cada 60 segundos, un neonato de tortuga marina de las cinco especies que existen en Panamá muere por la acumulación de basura en las playas o ni siquiera llega a nacer por la extracción ilegal de huevos para la venta o el consumo propio por parte de los lugareños.

La tortuga marina es conocida dentro del ámbito científico como Chelonioidea. Estos animales se distinguen por poseer un grueso caparazón, además de cuatro patas con una doble función: caminar y nadar, pues las tortugas marinas pueden trasladarse lo mismo por el agua que por la arena. Son al mismo tiempo patas y aletas. Estos animales cuentan con un excelente sistema respiratorio, pueden permanecer hasta 10 minutos bajo el agua.

 


La Ley 8 del 4 de enero de 2008 de la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas compromete a Panamá a proteger los sitios de anidación y reproducción de estas especies.
No dejes de leer