Bus 8B-06 que se incendió en el sector de la Cresta
Foto/Jesús Simmons
Por:
Redacción/Web -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Viernes 11 de noviembre de 2016 05:30 PM
Una delegación de unas catorce personas entre sobrevivientes y familiares de las víctimas de la tragedia del bus 8B-06 que se incendió en el sector de la Cresta, ubicada en la vía Martín Sosa, en Panamá centro, el 23 de octubre del año 2006, se encuentran en Estados Unidos rindiendo testimonio en un tribunal civil en Kansas.
 
La información fue divulgada por el abogado Víctor Martínez, en el noticiero matutino de Telemetro Reporta, la mañana de hoy 11 de noviembre. 
 
El letrado sustentó que entre los sobrevivientes que se encuentra en Estados Unidos participando de la fase de pruebas testimoniales se encuentran Lidia Atencio, Luis Contreras y Brenda Aguilar, quienes realizan sus deposiciones.
 
Agregó el día miércoles declaró el cirujano plástico que atendió a Atencio y a Contreras en Houston, EE.UU., durante los años 2009 y 2010, quien rindió una explicación detallada de las operaciones que le realizaron a estas dos víctimas, pero que a pesar de ello quedaron con marcas en su cuerpo para toda la vida.
 
Manifestó que Atencio rindió declaración ayer jueves, durante más de dos horas, en las que estuvo muy nerviosa y triste porque le tocó recordar lo sucedido, pero cuyas declaraciones eran necesarias para que cuando el jurado tenga una base a la hora de tomar su decisión sobre el proceso que se realiza en EE.UU. en contra de la empresa norteamericana que trajo el gas del aire acondicionado que se le colocó al bus que se incendió el 23 de octubre del 2006, en donde se registraron 18 fallecidos y dos personas con graves quemaduras.
 
En tanto Contreras y Aguilar, declararán el día de hoy, al igual que el señor César Camargo, y esperan estar de vuelta el día de mañana sábado a Panamá, luego de lo cual tocará esperar hasta enero de 2017 para continuar la fase de pruebas en nuestro país y  a mitad del otro año se pueda tener la audiencia en Kansas.
No dejes de leer