Por: Eduardo González
[email protected] | @Edgonzalez29
Jueves 17 de noviembre de 2016 12:00 AM

En la vida, como en el fútbol, existe gente que sabe reconocer sus errores, luego están aquellos que son expertos en poner excusas, y después está México.

Y es que tras haber empatado 0-0 ante Panamá la noche del martes, en el estadio Rommel Fernández Gutiérrez -en la segunda jornada de la Hexagonal final de la Concacaf-, los miembros del seleccionado azteca no hicieron más que enumerar una larga lista de pretextos para tratar de justificar la deprimente cara mostrada en el coloso de Juan Díaz, del que salieron vivos, en gran parte, gracias a la falta de acierto del elenco istmeño, sobre todo en el primer tiempo.

Los dirigidos por Juan Carlos Osorio únicamente remataron una vez entre los tres palos defendidos por Jaime Penedo, algo que no les ocurría desde aquella pesadilla vivida en la pasada Copa América Centenario frente a Chile. Sí, el penoso y escandaloso 7-0.

"Hoy martes las condiciones climatológicas, la cancha, nos complicaron", señaló el meta mexicano Guillermo "Memo" Ochoa, luego del choque.

"La cancha era complicada, en algunas zonas parecía alberca. El zapato lo tenía lleno de agua", añadió el arquero, quien consideró que Panamá debió arriesgar más en su feudo, ya que solo jugaba a "esperar el error nuestro".

"Panamá buscaba que cayéramos dentro de su fútbol... Panamá debería buscar proponer más en casa, buscar más ganar... la clave de Panamá para poder estar en su primer Mundial es ganar en casa. Estaban esperando el error nuestro".

En la misma línea siguió el capitán de México, Rafael Márquez.

"Nuestro estilo en estas condiciones es difícil jugarlo con una cancha tan rápida, tan fangosa", apuntó.

Por otra parte, algunos medios registraron que "los equipos centroamericanos suelen dejar el césped alto para impedir el juego rápido y dinámico que pretende imponer el Tricolor".

Para finalizar, Raúl Jiménez, atacante del combinado del país norteamericano, publicó una foto con una herida en el costado de su abdomen, producido por un golpe de un rival. "Uno de los recuerdos que ni de amarilla fue", dijo. Si embargo, el saldo final de faltas fue muy parejo: Panamá tuvo 20 dos amarillas y México 18 una amarilla.

No dejes de leer