Por:
Milagros Murillo F. -
Domingo 12 de febrero de 2017 12:00 AM

Luego de que el pasado viernes una madre de familia denunció que a su hijo de seis años, no lo aceptaban en la escuela por ser rastafari, el caso llegó a buenos términos.

Y es que ayer, luego de una reunión entre Nicole Guittens, madre del niño, la directora del plantel Carlos Clement, ubicado en Colón y el representante de la comunidad Rastafari en esa provincia, se acordó que James Morgan será aceptado en el centro educativo.

Alberto Barrow, director del Observatorio Panama Afro, explicó que la única condición es que el cabello del pequeño siempre deberá estar recogido ordenadamente, de forma tal que las largas trenzas no le dificulten su desempeño escolar ni el de sus futuros compañeros de clases.

No dejes de leer