La sala se mantiene cerrada desde hace ya más de tres meses
Foto/Elena Valdez
Por:
Elena Valdez/Redacción/Web -
[email protected] | @ElenaValdez1 |
Jueves 03 de agosto de 2017 08:30 AM
Quejas de pacientes que requieren una terapia física es lo que a diario se dan en el hospital Aquilino Tejeira de Penonomé, en donde por fibra de vidrio y el mal estado de las instalaciones se decidió cerrar la sala de fisioterapia, lo que deja a muchos pacientes en incertidumbre.
 
Para los pacientes como Dora González es una lástima que esta sala se haya cerrado y que no haya una solución a corto plazo para los que a diario requieren de una terapia, pues aunque a los pacientes hospitalizados si le dan la terapia, lamentablemente a los que deben hacérsela a diario y no están hospitalizadas deben acudir a Aguadulce u otra provincia.
 
La sala se mantiene cerrada desde hace ya más de tres meses y a pesar de que el personal de Fisioterapia se reunió con el Ministro de Salud, Miguel Mayo para que se corrigiera el problema lo más pronto posible, lamentablemente aún sigue la sala cerrada porque hay trámites burocráticos que se deben cumplir para la remoción de la fibra de vidrio y reestructuración de toda la sala de fisioterapia.
 
Viodelda Suarez, del comité de salud de Penonomé  mostró su preocupación por la situación actual del hospital de Penonomé por la falta de espacio, sala de fisioterapia cerrada, cuarto de urgencias chico y goteras por todos lados y dijo que aunque se anunció la construcción de un hospital en Penonomé nuevo, eso será en tres años o más y se requieren respuestas concretas ya, pues en el caso de fisioterapia, deben acudir a otro distrito o provincia para obtener una terapia y el que no tiene recursos lamentablemente se queda sin la terapia.
 
Yanik Sánchez, directora Médica del hospital Aquilino Tejeira de Penonomé explicó que esta sala ya tenía varios años con problemas en el techo y fibra de vidrio expuesta y por ello se iniciaron las gestiones  para resolver el problema desde que ella inició su administración.
 
 
“También tenemos problemas allí con el sistema de electricidad por la mala distribución en el área y se daban fluctuaciones y esto era necesario también corregirlo, por ello se inició el trámite y actos públicos y el de electricidad se dio a una compañía y el del techo se realizó en el Minsa de Panamá para reparar estos problemas en la sala de fisioterapia”, dijo.
 
Explicó que no se está usando el gimnasio donde se realizan las terapias físicas a los pacientes, porque esta área está contaminada, pero el servicio se da en la consulta eterna en una área pequeña y se atiende a los pacientes hospitalizados y es por lo que el que tiene una terapia diaria debe acudir a otros centros donde se brinde terapia física como el Hospital Rafael Estévez de Aguadulce.
 
El proyecto del techo que incluye la remoción de la fibra de vidrio es de  100 mil dólares y el de la electricidad es de 28 mil dólares y se espera que antes que culmine el año 2017 se pueda contar con la nueva sala de fisioterapia del hospital de Penonomé, que actualmente se mantiene cerrada.
No dejes de leer