Por:
S. Ricord / J. Román -
[email protected] | @DiaaDiaPA |
Sábado 23 de septiembre de 2017 12:00 AM

Bien reza el dicho, "caras vemos, corazones no sabemos". Y es que Delyanne Arjona está viviendo una verdadera película de terror con una nicaragüense a la que contrató como empleada doméstica, quien ahora la acusa de maltratadora y explotadora laboral. ¡OMG!

Les cuento que "la chef más famosa de Panamá" confesó que teme por su bienestar y el de su familia porque está siendo extorsionada y amenazada por su excolaboradora, que según reveló, lleva por nombre Fátima Rosales.

"Hace 1 año trabajó en mi casa una mujer llamada Fátima Rosales, de nacionalidad nicaragüense, hace 1 semana se pone en contacto conmigo vía Facebook para decirme que tiene fotos, videos y audios de cosas que sucedían en mi casa y que quería 1,000.00 dólares para no sacarlos en redes sociales y hacerlos públicos. Además alegaba maltrato, explotación entre otros", publicó la presentadora de Tu Mañana en Facebook.

Así mismo, señaló que esta señora trabajó solo un mes en su casa y que se le pagaron todas sus prestaciones. "Tengo los recibidos y su firma, la despedí porque en su momento ya me dio mala espina, ya sabía que no era una buena persona y preferí quedarme sin nadie a tenerla a ella", agregó.

Desprestigio

La chef publicó algunas conversaciones que ha tenido con su exempleada. Allí se puede leer que esta la acusa de haberla hecho trabajar como mula y hasta de robarle un celular.

"Podrá bloquearme de donde usted quiera, usted saldrá perdiendo más, téngalo por seguro, cuánto vale su tranquilidad", "El desprestigio que le daré será colosal al entrevistarme con Gissela, así que piénselo, estoy abierta al diálogo", son algunos de los mensajes que asegura la famosa le ha dejado esta señora.

Delyanne mencionó que ayer Fátima la llamó para hacerle saber que la hará más famosa de lo que es porque pondrá "lo que tiene de ella en las redes", por lo que ya procedió a la Fiscalía y DIJ a ponerle una denuncia por extorsión; también ya habló con Migración porque resulta que Rosales ya no está en Panamá, pues las autoridades revisaron su estatus migratorio y todo apunta a que salió del país. "Lo que le van a poner es un cintillo en el aeropuerto para que ella no pueda entrar más".

Según la chef, esta señora llegó a su casa porque le dijeron que necesitaba trabajo, ella de buena gente, la entrevistó y la contrató.

Agradecida con la Policía

"Gracias a la Policía y la Fiscalía por las rondas que están haciendo en mi casa y mis medidas de protección. Ellos se han portado divino conmigo y mi esposo, nos han ayudado y guiado hasta lo que tenía que responderle, me dijeron cómo hacerlo", dijo.

Finalmente, lo que más tiene consternada a Arjona es que esta persona vivió bajo su techo, estuvo cerca de su hija, sabe dónde trabaja. A ella la tiene sin cuidado lo que Rosales pueda publicar de ella porque esa es la intimidad de su hogar, pero que no se meta con su hija.


"Si viola la intimidad de mi hogar, tengo más razones para buscarla y meterla presa. Lo que pueda ella sacar o decir no me afecta", enfatizó.

"Ella alega que en esta casa la explotábamos, a ella se le contrató por 400 dólares, ella solo tenía que ocuparse de los quehaceres del hogar, yo tenía mi nana para la niña... Ya entregué todas las pruebas a la fiscalía", confesó Arjona.

Dice Delyanne que quizás su error fue no liquidarla de una forma normal porque ella le pagaba semanalmente.
No dejes de leer