El timonel del conjunto culé reconoció las dificultades que le puso el Real Madrid, sobre todo en el primer tiempo.
ETIQUETAS: Barcelona. Real Madrid Barcelona | clásico español | Ernesto Valverde | Liga española
Deportes | 12/23/17 10:15

Madrid/EFE | [email protected] | @DiaaDiaPa

Ernesto Valverde gana su primer clásico oficial como técnico del Barcelona.
Ernesto Valverde gana su primer clásico oficial como técnico del Barcelona.
Ernesto Valverde, entrenador del Barcelona, dijo que la Liga "no está sentenciada", pese a la abultada diferencia de puntos que saca a sus competidores, y se mostró convencido, después de la contundente victoria frente al Real Madrid, que no ganó tácticamente a Zinedine Zidane.
 
La victoria del Barcelona frente al Real Madrid refuerza en el liderato al equipo catalán, que saca nueve puntos al segundo clasificado, el Atlético de Madrid.
 
"No está sentenciada la Liga. Llevamos ventaja a los rivales, pero no nos fijamos en eso. Nos interesa sumar puntos, tener sensaciones y mirar hacia adelante", dijo Valverde, que apuntó que "conseguir los puntos es muy costoso pero perderlos se pierden a toda pastilla".
 
 
"Todavía queda mucho. Mi intención es que no nos gane ningún equipo, pero igual que pensarán Real Madrid o Atlético y han perdido esta jornada", subrayó.
 
Valverde analizó el clásico, que su equipo ganó contundentemente, pero pese a ello señaló que no ganó la partida a Zidane.
 
"No creo que haya ganado la partida táctica a Zidane. Esto es un juego en el que dependes de un detalle, de un momento determinado, y luego el resultado va cayendo. Cuando un equipo pierde todos nos ponemos tremendistas. Lo digo por experiencia, como cuando vine en la última Supercopa de España", manifestó.
 
"El Madrid se quedó con diez y aún así no le puedes dar por muerto. A veces marcas tú, otras te marcan, y la expulsión son cosas que pasan", señaló Valverde, que reconoció que en la primera le costó a su equipo "superar la primera línea" del Real Madrid.
 
"Al comienzo del partido nos plantearon una presión muy alta. Reforzaron el centro del campo, nos igualaban hombre a hombre, y nos obligaban a lanzar desde fuera. No podíamos hacer el juego que estábamos acostumbrados, teníamos que pasar la primera línea de presión y a partir de ahí jugar", dijo.
 
"Aún así tuvimos ocasiones, ellos también, pero el partido estaba abierto, no cerrado y no tenia dueño. Era cuestión de perseverar, conseguimos el control del juego y pudimos jugar más cerca de su portería y tener ocasiones", declaró.