Eliecer Plicet presentó su renuncia irrevocable al cargo de juez de paz del corregimiento Rufina Alfaron, San Miguelito
Los jueces de paz aún no han tomado posesión de sus cargos. Foto: Jesús Simmons
Los jueces de paz aún no han tomado posesión de sus cargos. Foto: Jesús Simmons
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @jesus06041973 |
Miércoles 07 de marzo de 2018 12:00 AM

El tema de los jueces de paz sigue dando que hablar en el distrito de San Miguelito.

No han tomado posesión de sus cargos

Y es que Eliécer Plicet, quien fue nombrado como juez de paz para el corregimiento Rufina Alfaro, renunció al cargo.

También puede leer: Colaboradores de la Fundación Creo en Milagros exigen pago de salarios

El funcionario ni siquiera se había subido al potro, como se dice en buen panameño, cuando dejó su puesto vacante.

Al parecer, el tema salarial fue lo que motivó a Plicet a no asumir el rol de juez de paz, ya que solo cobraría $1,000 mensuales.

Él había sido uno de los escogidos por el alcalde Gerald Cumberbatch y ratificado por el Consejo Municipal el pasado 20 de febrero del 2018.

Este tema fue tocado ayer por los nueve concejales en la X Sesión del Consejo Municipal de San Miguelito.

Concejales se pronuncian

Ante la preocupación de los concejales por el vacío que hay en el corregimiento Rufina Alfaro de un juez de paz, Feliciano Ballesteros, asesor del alcalde, dijo que han hecho un trabajo titánico con respecto a lo que la ley establece con el nombramiento de los jueces de paz.

"En el caso del juez de paz de Rufina Alfaro, presentó su renuncia irrevocable y estamos reunidos con la comisión para que en la próxima sesión del Consejo Municipal se presente nuevamente el documento ante el alcalde y los concejales", expresó Ballesteros.

Entérate: MP admite querella contra el director de la ATTT

Agregó que habría que hacer todo el proceso para volver a nombrar un nuevo juez de paz para Rufina Alfaro.

 

 
 
Otro problema que presenta el programa de jueces de paz son las instalaciones, ya que son las mismas viejas corregidurías.
No dejes de leer