El privado de libertad Eric Tuñón aseveró que trabajar en el taller es una oportunidad.
Sillas de niños del IPHE.
Miranda añadió que se benefician del programa, tanto los niños del IPHE que ahora contarán con una silla nueva, además las personas privadas de libertad que dejan atrás el ocio en los pabellones. Foto/Cortesía
ETIQUETAS:
Viernes 13 de abril de 2018 08:15 PM
 
Las personas privadas de libertad que realizan actividades de resocialización en el taller del Centro Penitenciario La Joyita, repararon 300 sillas para el uso de los niños que estudian en el Instituto Panameño de Habilitación Especial (IPHE), de Panamá y Colón
 
Lea también:Teletón 20-30 del año 2015 entrega ampliación del área de fisioterapia
 
Elías Miranda, director de La Joyita, detalló que esta reparación de bancas se da gracias a la coordinación entre la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) y el IPHE, quien proporciona los insumos para poder arreglar las bancas que están deterioradas.
 
Miranda añadió que se benefician del programa, tanto los niños del IPHE que ahora contarán con una silla nueva, además las personas privadas de libertad que dejan atrás el ocio en los pabellones para mejorar sus actitudes y de paso, poder aprender un oficio que los ayude al momento que salgan en libertad.
 
Beneficios para niños del  IPHE 
 
Está óptica la comparte el privado de libertad Eric Tuñón, quien a aseveró que trabajar en el taller "es una oportunidad que tenemos, porque hemos reconocido que la vida que llevábamos no es buena y trajo la consecuencia de estar aquí en prisión, pero veo la preocupación de la DGSP para que salgamos resocializados".
 
De igual forma, el interno Roberto Arango, coordinador del taller, explicó que es una segunda oportunidad que se abre, en un taller que aparte de las sillas, también se reparan, tableros, trabajos con gypsum, baldosas, remodelación de salones, incluso cultivos.
 
Lea también:Más de tres heridos deja explosión en un yate en Isla Flamenco
 
Adicional a las 300 sillas del IPHE, también se han reparado unas 150 sillas de los diferentes salones donde las personas privadas de libertad reciben educación primaria, pre-media y media, así como cursos del Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (Inadeh),  dentro de La Joyita.
No dejes de leer