El filme de Mora fue el más votado por el público. ¡Bravo!
La cinta colombiana fue muy aplaudida. / Foto: Archivo
La cinta colombiana fue muy aplaudida. / Foto: Archivo
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @valeriestoute |
Sábado 14 de abril de 2018 12:30 PM
El filme colombiano titulado “Matar a Jesús” (2017), de Laura Mora, ganó en la séptima edición del Festival Internacional de Cine de Panamá como mejor largometraje iberoamericano. ¡Más bien!
 
El filme de Mora fue el más votado por el público. La película narra la historia de una mujer que, tras presenciar el asesinato de su padre, logra entablar una amistad con el sicario con el fin de vengar la muerte de su progenitor.
 
Lee también: Joaquín Chávez está ansioso por la llegada de su primogénita
 
La producción fue protagonizada por los actores noveles colombianos, Natasha Jaramillo y Giovanny Rodríguez.
 
“En Colombia todo el mundo ha estado afectado por la violencia directa o indirectamente (…) la sociedad colombiana no ha contenido lo suficiente ese asesino que llevamos adentro”, dijo esta semana Mora a la AFP.
 
“Creo que es una película que intenta trascender la anécdota y abarcar cosas mucho más complejas. Espero que genere unas preguntas sobre qué sociedad hemos construido para generar este grado de violencia”, añadió Mora, cuyo padre fue asesinado.
 
Mira también: Jorge López: 'Nada que ver con la televisión'

 

 

 

Cuba y Panamá
El Festival panameño también premió como mejor película de América Central y el Caribe a la hispano cubana “Sergio y Sergei”, mientras que la panameña, “Una noche de calypso”, ganó como mejor documental.
 
La muestra fue clausurada este jueves con un documental sobre la vida del cantante panameño Rubén Blades, en un certamen que pretende traer al público nuevos temas de discusión.
 
La cinta “Yo no me llamo Rubén Blades” (2017), del director panameño Abner Benaim, muestra la faceta pública y privada del cantante y actor, de 69 años, conocido por éxitos como “Pedro Navaja”, “Buscando Guayaba”, “Patria” o “Buscando América”.
 
La película “es una mezcla de la persona pública y la persona privada, de cómo se entrelazan y cómo conviven esas dos figuras. No es una convivencia obvia, si no que crea un personaje más completo que es Rubén”, dijo Benaim a AFP.
 
“Cada uno ya tiene una idea predeterminada de la figura pública de Rubén, pero muy poca gente conoce a la persona que está en su casa tranquilo o viviendo su vida más normal”, añadió.
 
También ha participado en más de una treintena de producciones cinematográficas, ha sido ministro de Turismo y en 1994 se presentó a las elecciones presidenciales de su país.
 
El Festival busca crear conciencia sobre algunos problemas sociales como la violencia machista o la discriminación por orientación sexual o de género.
 
“Estamos muy satisfechos porque el público ha respondido a los temas de las películas”, afirmó Pituka Ortega, directora del Festival.
No dejes de leer